Mujeres trans viviendo con VIH

PrintPrintEmailEmailSaveSave

To read this fact sheet in English, click here.

Índice

Vivir con una carga enorme

Vivir con VIH

En todo el mundo, las mujeres transgénero (trans) se ven afectadas por el VIH en mucha mayor medida que otros grupos de personas. Se estima que la proporción de mujeres trans viviendo con VIH es 49 veces mayor que en la población adulta general. Esto es cierto independientemente de si las mujeres trans viven en países de recursos bajos, medios o altos. En todo el mundo, la prevalencia del VIH entre las mujeres trans es de aproximadamente el 19 por ciento. Esto significa que 19 de cada 100 mujeres trans en una determinada población viven con VIH. En comparación, la estimación global de la prevalencia del VIH entre las trabajadoras del sexo es del 12 por ciento y la estimación para los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres es del 13 por ciento. La estimación global de la prevalencia del VIH es de un 0,8 por ciento.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) informaron que, en el año 2010, el mayor porcentaje de nuevos diagnósticos de VIH en el país fue entre personas transgénero. Al igual que sucede con las personas cisgénero (que no se identifican como transgénero), las personas trans de color tienen muchas más probabilidades de vivir con VIH que sus homólogos blancos. Del 2007 al 2011, el 99 por ciento de los nuevos diagnósticos de VIH en la comunidad trans se produjo entre las mujeres transgénero. De estas mujeres trans recién diagnosticadas, el 90 por ciento eran afroamericanas o latinas, y más de la mitad tenían entre veinte y veintinueve años.

No ser vistas ni recibir servicios

A pesar de que soportan la pesada carga del VIH, históricamente se ha desatendido a las mujeres transgénero como parte de la respuesta a la pandemia del VIH. Con frecuencia, ni siquiera se ‘ve’ a las mujeres trans porque se las incluye incorrectamente en otras categorías, como en las de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. O los sistemas de datos existentes no hacen las preguntas adecuadas sobre el sexo y el género de las personas y por lo tanto no cuentan a las personas transgénero. También puede ser un reto 'ver' a las mujeres transgénero ya que, debido a sus experiencias negativas en el pasado o al miedo a ser discriminadas, muchas mujeres trans optan por no identificarse como transgénero cuando solicitan servicios.

La Buena Noticia

En los últimos años, ha habido una mayor conciencia de lo mal que la respuesta mundial a la epidemia del VIH ha servido a la población transgénero y (lentamente) se están haciendo cambios. En el año 2014, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó los resultados de un estudio de los Valores y preferencias de las personas transgénero que se llevó a cabo para comprender mejor las experiencias relacionadas con el VIH de las personas trans en todo el mundo. Los resultados de este estudio se incluyeron en las Directrices consolidadas para la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la atención de poblaciones clave que la OMS público ese mismo año. Según Kate Montecarlo, fundadora y presidenta de la Asociación de personas transgénero de Filipinas, la OMS ha dejado una "notable huella en la historia en lo referente a la salud de las personas transgénero y en actividades de promoción relacionadas con el VIH entre las mujeres trans; en particular, separar a las personas transgénero de los hombres que practican el sexo con hombres" y en el reconocimiento de las necesidades de salud específicas de las personas transgénero.

En julio del 2015, la OMS emitió una política sobre Personas transgénero y el VIH, la cual alienta a los países a promulgar leyes para despenalizar las identidades de género no convencionales, proteger contra la discriminación y trabajar hacia el reconocimiento legal de las personas transgénero.

En los Estados Unidos, la Oficina de Política Nacional sobre el SIDA de la Casa Blanca (White House Office of National AIDS Policy u ONAP, por sus siglas en inglés) convocó una reciente reunión de expertos y miembros de la comunidad para hablar sobre las iniciativas en curso para mejorar la salud de la población transgénero. Se expuso una lista de nuevos pasos específicos que se adoptarían para mejorar las iniciativas de prevención y atención para la comunidad transgénero.

Problemas comunes para las mujeres trans viviendo con VIH

Hay muchas cuestiones interrelacionadas que son comunes entre las mujeres transgénero que pueden dificultar la vida y hacer que tengan más dificultades para acceder a la atención que necesitan. Estas cuestiones incluyen una variedad de desigualdades sociales y estructurales que afectan negativamente las consecuencias de salud de las mujeres trans viviendo con VIH. Según explica el Centro Nacional para la Igualdad de las Personas Transgénero (National Center for Transgender Equality o NCTE, por sus siglas en inglés), "las personas transgénero y las personas no convencionales en cuanto al género se ven sometidas a injusticias a cada momento: en los hogares infantiles, en los sistemas escolares que prometen protección y educación, en lugares de trabajo hostiles y excluyentes, en el supermercado, en la recepción del hotel, en el consultorio médico y en las salas de urgencia, ante los jueces y a manos de arrendadores, oficiales de policía, trabajadores sanitarios y otros proveedores de servicios".

Estigma, discriminación y violencia

El estigma y la discriminación que enfrentan las personas que viven con VIH están bastante bien documentados y comprendidos. Los estudios han demostrado que el estigma y la discriminación – o el miedo a ellos – impide que las personas que viven con VIH se hagan pruebas de detección del VIH, que se las ponga en contacto con asistencia sanitaria o que tengan acceso a ella, que sigan recibiendo atención, que obtengan medicamentos contra el VIH y que tomen sus medicamentos contra el VIH correctamente (adhesión).

Para evaluar el peso y el alcance del estigma y la discriminación específicamente entre las personas transgénero y las personas no convencionales en cuanto al género en los Estados Unidos, el NCTE y el Grupo de Trabajo Nacional de Gays y Lesbianas (National Gay and Lesbian Task Force) realizaron una Encuesta nacional de discriminación de personas transgénero. El estudio de más de 6.400 participantes, que fue publicado en el 2011, informó sobre discriminación en muchos aspectos de la vida, incluyendo el empleo, la vivienda, la educación, la salud, la vida familiar, la acomodación pública y la documentación legal. Un 63 por ciento reportó haber sufrido un nivel de discriminación lo suficientemente grave como para afectar su capacidad para mantenerse económica y emocionalmente. Las mujeres transgénero de color, y en particular las mujeres trans afroamericanas, soportan la carga más pesada de la discriminación. Esto se debe probablemente a que el efecto combinado de los prejuicios contra las personas transgénero y el racismo estructural es mayor que la suma de sus efectos separados.

Los sucesos discriminatorios graves a menudo pueden ser traumáticos, lo que conduce a efectos negativos duraderos en la capacidad de una persona para desempeñarse en el mundo – en el aspecto físico, mental, emocional, social y espiritual.

"En Perú, antes de mi transición, fui víctima de mucho acoso escolar por ser una persona 'queer' y muy femenina. Y la policía me atacó. Una vez, estaba saliendo de un club nocturno y un policía me detuvo. Me llevó a un estacionamiento lejano, en la playa, me puso una pistola en la cabeza y abusó de mí sexualmente. Luego me dejó en la playa. Hubo otros incidentes". 
~ Arianna Lint, Historia real de una mujer latina trans

Los sentimientos negativos y la sensación de rechazo que acompañan la experiencia de discriminación también pueden causar baja autoestima, aislamiento social, depresión e incluso pensamientos de suicidio o suicidio actual. El NCTE informó que un asombroso 41 por ciento de los encuestados había tratado de suicidarse.

Si está pensando en lastimarse o en suicidarse, por favor hable con alguien inmediatamente. En los Estados Unidos, puede llamar al 1-800-SUICIDE (1-800-784-2433) o al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255). Para encontrar una línea de prevención del suicidio cerca de usted, consulte http://www.suicide.org/suicide-hotlines.html; esta página contiene web líneas gratuitas directas en los Estados Unidos enumeradas por estado, así como líneas telefónicas gratuitas por país (haga clic en el enlace "International Hotlines" en la parte superior de la página principal).

Las personas transgénero en el mundo entero enfrentan grandes niveles de violencia física y sexual. La Coalición Nacional de Programas contra la Violencia (National Coalition of Anti-Violence Programs) informó que, en los Estados Unidos en 2013, los niveles de violencia de odio contra las personas transgénero, las personas de color y las personas afectadas por el VIH eran alarmantemente altos. Las mujeres trans tenían seis veces más probabilidades de sufrir violencia física en sus interacciones con la policía que los supervivientes de la violencia en general. La violencia, al igual que el estigma y la discriminación, puede causar trauma y provocar efectos negativos duraderos en la capacidad de la persona para desempeñarse y mantenerse sana.

Importante: Si se siente amenazada en este momento, llame al 911 o a la Línea Nacional Contra la Violencia Doméstica de los Estados Unidos al 800-799-SAFE (1-800-799-7233) o al (1-800-787-3224). También puede buscar un lugar seguro en línea en refugios nacionales para víctimas de violencia doméstica (https://www.domesticshelters.org/). Si vive fuera de los Estados Unidos, por favor visite Hot Peach Pages para encontrar ayuda cerca de usted. También puede buscar refugios y servicios en SAFE (Stop Abuse for Everyone).

Es importante recordar que, si alguien la amenaza, NO es su culpa. Usted merece ser tratada con respeto y permanecer segura. A menudo, las mujeres que han sido víctimas de maltrato se han visto humilladas hasta el punto de que creen que se merecen cualquier tipo de maltrato al que se las someta. Esto NUNCA es cierto.

Realidades socioeconómicas

De acuerdo con el NCTE (National Center for Transgender Equality = Centro Nacional para la Igualdad de las Personas Transgénero (link is external)), más de una de cada cuatro personas trans han perdido su trabajo debido a su identidad de género y, más de tres sobre cuatro, han experimentado discriminación en su lugar de trabajo. En general, los transexuales que han respondido a la encuesta del NCTE reportaron una tasa de desempleo que es el doble de la población general; entre las personas transgénero de color, la tasa de desempleo fue casi cuatro veces mayor que la de la población general.

El desempleo y la pobreza pueden acarrear consecuencias muy negativas, como que las personas trans se vuelvan personas sin hogar, se comprometan a trabajar en ambientes adversos para la salud (por ejemplo, los trabajadores del sexo y las drogas) sólo para sobrevivir, y beban alcohol y utilicen drogas para hacer frente al estrés de su situación. Cada uno de estos factores puede reducir notablemente el bienestar y la salud de una persona. Cuando se presentan conjuntamente, estas circunstancias pueden ser devastadoras. 

"Debido al hecho de que soy trans, debo enfrentar el ostracismo en el trabajo... Gente que creía que me amaba, y que eran verdaderamente mis amigos, no han respetado mi género en el trabajo en reiteradas ocasiones, haciendo peligrar mi forma de ganarme la vida. El estado de Arkansas no posee protecciones legales para las personas trans en el empleo. La gente puede negarse a darte empleo y vivienda sobre la base de sus creencias religiosas que, en esencia, están dirigidas contra los miembros de la comunidad LGBTQ. Si perdiera mi empleo me pondría en posición de perder mi apartamento y tendría que hacer lo necesario para sobrevivir.Trabajo duro para seguir mi propio camino en este mundo, pero hay gente que me odia sólo por ser trans." ~ Tiommi Jenae Luckett, Podría estar quebrada pero no me han derrotado

Mientras que una respuesta de aceptación por parte de la familia de una mujer trans puede dotarla de un efecto de protección contra muchas de estas injusticias, ser rechazada por la propia familia puede exacerbarlas. Para las mujeres trans que viven con VIH, el apoyo social (o la falta de él) es aún más importante. Se ha comprobado que el apoyo de los amigos y de la familia ayuda a la gente que vive con VIH a sortear la depresión o a sobrellevarla mejor. Sería beneficioso que se conecten con otras que compartan su misma situación. Para leer algunas historias inspiradoras de valientes mujeres trans que viven con VIH, por favor visiten nuestro blog A Girl Like Me [Una chica como yo] y consideren la posibilidad de unirse a nuestra comunidad.

Barreras legales y alojamientos públicos

Además de ser rechazadas por su familia, a las mujeres trans que viven con VIH, se les falta a menudo el respeto y se le niegan servicios para continuar con sus vidas cotidianas públicamente. Según la encuesta del NCTE, más de la mitad de las entrevistadas señalaron que se les faltó el respeto y se las acosó en restaurantes, hoteles y agencias gubernamentales. Casi la tercera parte afirmó que habían sido acosadas o irrespetadas por la policía. Debido al acoso policial, es my natural que muchas mujeres trans no se sientan inclinadas a buscar ayuda cuando se encuentran frente a circunstancias amenazantes o violentas.

Las personas trans a menudo tienen problemas para actualizar sus documentos oficiales de modo que éstos concuerden con su nueva identidad de género. Sin documentos apropiados, las mujeres trans pueden tener problemas al solicitar empleo, acceder a sus cuentas bancarias, conseguir atención médica, viajar, migrar, o ingresar a los refugios para gente sin hogar, o por problemas de violencia doméstica. Y mostrando documentos de identidad que no coinciden con la identidad de género puede conducir a acoso e incluso asalto. 

Problemas de salud

Si se las compara con las personas cisgénero que viven con VIH, las personas trans con VIH consiguen atención médica con menor frecuencia. Es menos probable que las mujeres trans con VIH consigan tratamiento y, cuando se hallan en tratamiento, es poco probable que sean adherentes a éste [que tomen la medicación en tiempo y forma]. Los investigadores han demostrado que las mujeres trans son más propensos a reportar dificultades para integrar el tratamiento del VIH a sus vidas, y es menos probable que informen sobre experiencias positivas con sus proveedores para la asistencia médica debido a su identidad de género. De hecho, según la encuesta del NCTE, a casi una de cada cinco personas transgénero se les ha negado asistencia médica, y casi un tercio fue acosada en el consultorio del médico.

"El que los médicos me nieguen la asistencia sanitaria es el problema más acuciante para mí. Encontrar médicos que te traten, te prescriban los medicamente, y hasta que te miren como a un ser humano, y no como una cosa, ha sido problemático. Como los médicos, y también los grandes hospitales, me han negado tantas veces la asistencia sanitaria, ahora sólo utilizo los servicios de los asistentes médicos de urgencias, y jamás revelo mi historia de género" (encuestada por la National Transgender Discrimination Survey (p. 75).

El estudio Afirmativamente Trans dirigido por el Transgender Law Center (Centro de Ley Transgénero) en 2015 señaló que la discriminación anticipada, en el contexto del cuidado de la salud, era la razón más común para que el 41% de las personas transgénero que viven con VIH no visitaran, por seis meses o más, a un proveedor de ayuda sanitaria. De hecho, los entrevistados marcaron como su principal preocupación sobre su salud "la afirmación de género y la atención sanitaria no discriminatoria".

Otro factor que afecta la salud de las mujeres trans es el desconocimiento general entre los proveedores con respecto al cuidado de la salud transgénero. Muchos de ellos simplemente ignoran cuáles son las hormonas utilizadas para el cambio de género, o las cirugías para la afirmación de género. La mitad de los participantes de la encuesta del NCTE informaron que debieron enseñar a sus proveedores sobre la asistencia sanitaria apropiada. Y casi el 90% de los encuestados por Lambda Legal en 2010 respondieron que no había suficientes profesionales de la salud adecuadamente entrenados para cuidar de las personas trans.

Son muchas las consecuencias negativas derivadas del pobre acceso a la asistencia sanitaria para las mujeres trans que viven con VIH. Posiblemente la más obvia es que muy pocas mujeres trans con VIH reciben y toman los medicamentos contra el VIH indispensables para que se mantengan saludables. Pero la escasez de proveedores informados sobre la atención transgénero también lleva a las mujeres trans a acceder a hormonas femeninas a través de canales subterráneos y no regulados. Ello puede derivar en la compra de hormonas que no son seguras por las mujeres trans (desde Internet, el suministro veterinario, etc.) y dándose a sí mismas dosis incorrectas (a menudo demasiado).

Del mismo modo, las mujeres trans que buscan feminizar su apariencia inyectándose por su cuenta para rellenar sus tejidos (por ejemplo, siliconas) corren el riesgo de infecciones y excoriaciones debido a la falta de esterilización, o a las agujas contaminadas. A veces, técnicas incorrectas de inyección han provocado muerte súbita por embolia (debido a la formación de una burbuja de aire, o a la infiltración de un fragmento de material extraño en el torrente sanguíneo).

Conclusión

A pesar de los obstáculos muy reales del día a día que deben enfrentar las mujeres trans que viven con VIH, muchas han demostrado un grado sorprendente de resiliencia. Han sabido afrontar el acoso y la violencia con determinación y firmeza de carácter. Y han mostrado que es posible que las mujeres trans que viven con VIH pueden prosperar y contribuir con sus comunidades frente a las múltiples injusticias.

Según la encuesta sobre discriminación del NCTE, aunque las personas transgénero enfrentaban mayores dificultades para acceder a la asistencia sanitaria, más de las tres cuartas partes todavía conseguía la terapia hormonal que buscaban. A pesar del acoso escolar que los llevó a dejar la escuela, muchos volvieron a completar su educación. Aún cuando hayan perdido trabajos, o casas, debido a los prejuicios, la mayoría de las personas trans informaron hallarse empleados y contar con vivienda en la actualidad.

Como parte de Los Mejores Proyectos: A Girl Like Me (Una chica como yo), una de las blogueras sostuvo:

"Soy una mujer trans afro-americana que vive con VIH, y a veces debo elegir qué batalla pelear... Ser negra no es una gran hazaña. Me doy cuenta de todo tipo de privilegios sistemicos en mi trabajo, y me beneficio de todo lo que pueda por ser negra. Pero aunque trabaje duro, me siento subestimada y agobiada... enfrento al chovinismo y los avances sexuales indeseados a cada rato... Así, mientras me siento aquí pensando sobre las encrucijadas de mi vida, se pone de manifiesto cuán resiliente realmente soy. Estoy bien, sabiendo que soy una conquistadora gracias a la intervención divina. Hay fuerzas trabajando juntas para mi bien." ~ Tiommi Jenae Luckett, Podría estar quebrada pero no me han derrotado

Esta traducción se hizo posible gracias a la colaboración de Translators Without Borders.

Para obtener más información sobre los siguientes temas, por favor consultar nuestra lista de Recursos para las Mujeres Trans que Viven con VIH (en Inglés):

Do you get our newsletter?

admin's picture

Sign up for our monthly Newsletter and get the latest info in your inbox.

seventh name

nat's picture

nat commented on HIV and The Silent Killer

in the A Girl Like Me group

Wed, 9/20/2017 - 8:12am

kmartel's picture

kmartel commented on Intro - Lilian

Tue, 9/19/2017 - 11:44am
Fri, 9/15/2017 - 10:56pm

¿Acaba de probar positivo para el VIH? Busque ayuda en los próximos pasos, sentimientos normales y ayuda.

Get basic information on HIV in children: HIV care and treatment, preventing illness, drug adherence, disclosure of HIV status, and more.

Learn why nutrition is so important to people living with HIV, how it is measured, and several ways to stay healthy by eating smarter.

admin's picture

Join our community

Connect to our support community and share experiences with other women living with HIV.

Join now >

admin's picture

You Can Help!

Together, we can change the course of the HIV epidemic…one woman at a time!

Please donate now!>