El cannabis, la salud y la ley en EE. UU.

Submitted on May 3, 2023

Image

Mujer abriendo un frasco de marihuana (cannabis/hierba) legal.

©iStock.com/rez-art

Read this fact sheet in English

Table of Contents

¿Qué es el cannabis?

El cannabis tiene propiedades medicinales que pueden ser beneficiosas para las personas viviendo con VIH. Cannabis es el nombre de una familia de plantas. El cannabis puede consumirse con fines medicinales o recreativos, o utilizarse para fabricar productos como textiles. En sus formas consumibles se conoce por muchos nombres, entre ellos marihuana, hachís, hierba y maría. Las fibras de algunos tipos de cannabis (también llamado cáñamo) se utilizan para fabricar telas, bolsas, papel, aceites y otros artículos.

Visite nuestra hoja informativa complementaria sobre el cannabis, el VIH y su salud, para más información sobre los posibles beneficios del consumo de cannabis

Las leyes que regulan la posesión y el consumo de cannabis varían alrededor del mundo. Algunos países, tal como los Países Bajos, han permitido el uso de “hierba” recreativa (para adultos) desde hace tiempo, mientras que otros, como Rusia, imponen duras sanciones por poseer la sustancia, aun cuando es usada para fines medicinales.

Asegúrese de que su proveedor esté al tanto de todo lo que usted está consumiendo, incluido el cannabis, tanto si es legal en su estado como si no.

También la aplicación de las leyes contra el cannabis varía ampliamente. Algunos países, tal como Japón, prohíben las plantas que inducen un efecto de “subidón” debido a su nivel de THC (tetrahidrocannabinol, o delta-9-THC), pero no es así para la planta del cáñamo que no contiene suficiente THC para que alguien se ponga grifo. Sin embargo las leyes sobre las drogas, incluyendo aquellas que regulan el cannabis, están cambiando rápidamente en todas partes.

En EE. UU., cada estado tiene sus propias leyes sobre cuáles sustancias son descriminalizadas y/o legalizadas, y bajo qué condiciones (por ejemplo, la edad en que uno puede comprar alcohol). Alrededor del mundo, estas leyes también están cambiando constantemente. Esta hoja informativa se enfoca principalmente en el uso de cannabis en EE. UU. Es posible que la legislación haya cambiado desde que se redactó.

Las leyes contra el cannabis o aquellas que mantienen la prohibición, junto con leyes punitivas contra las drogas en general, han impactado negativamente a las comunidades de color de forma masiva e injusta. Despenalizar o quitar la prohibición del uso de cannabis es una manera de reparar esta disparidad. Vea nuestra hoja informativa sobre por qué importa la raza: las mujeres y el VIH para obtener más información sobre los efectos del racismo.

¿Cuál es la diferencia entre la marihuana medicinal y la recreativa?

Los productos medicinales y de uso adulto a base de cannabis son iguales. Obtener una “tarjeta para marihuana medicinal” mediante un proveedor de atención de la salud permite que una persona obtenga cannabis con fines medicinales. La tarjeta tiene beneficios basados en la ley estatal. En algunos estados permite la compra legal de cannabis. En estados donde es legalizado, puede resultar en un costo más bajo al comprar cannabis.

La regulación de cannabis, similar a otras “sustancias controladas” (tal como el alcohol o el tabaco) (en inglés), se redactan a nivel estatal. Por lo tanto, diferentes estados tienen diferentes requisitos para dispensar o acceder a la marihuana medicinal. Los estados también difieren en cuanto a si es legal poseer o comprar marihuana para uso adulto (no medicinal).

Las condiciones de salud que cualifican a un individuo para recibir una tarjeta de marihuana medicinal también varían por estado, pero a menudo incluyen:

  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig
  • Anorexia
  • Cáncer (en inglés)
  • Enfermedad de Crohn
  • Epilepsia y convulsiones
  • Fibromialgia
  • Glaucoma
  • VIH
  • Migrañas
  • Esclerosis múltiple y espasmos musculares
  • Dolor (crónico)
  • Enfermedad de Parkinson

Obtener una 'tarjeta de marihuana medicinal' a través de un proveedor de atención de la salud permite a una persona obtener cannabis con fines medicinales.

Para más información sobre los tipos de cannabis y las condiciones de salud con las que puede ayudar, consulte nuestra hoja informativa sobre el cannabis, el VIH, y su salud.

En estados donde es legal, la marihuana para uso adulto puede ser comprada por cualquier adulto; aunque existen restricciones, tal como la cantidad, necesidad de tener identificación, y requisitos de licenciatura para los vendedores. Asegúrese de qué su proveedor sepa sobre todo lo que usted está consumiendo, incluido el cannabis, ya sea o no legal en su estado. Aún si es prohibido, las leyes de confidencialidad médica le protegen de ser reportada a las fuerzas policiales cuando se comparte este tipo de información con su doctor.

Ley federal de EE. UU.

El cannabis sigue siendo ilegal bajo ley federal. Un memorando del Departamento de Justicia de EE. UU. de 2013 que indicaba que el gobierno federal no impugnaría leyes estatales que despenalizaran y/o legalizaran el cannabis fue revocado en 2018. En la práctica actual, los funcionarios federales generalmente no inician acciones judiciales contra personas que poseen marihuana si esas personas han seguido las leyes de su estado sobre la marihuana.

En 2022, el presidente de EE. UU. Joe Biden emitió una proclamación dirigiendo a las agencias federales a que aceleraran la revisión de una posible despenalización de la marihuana en Estados Unidos. El presidente ha reconocido los daños que causa la criminalización de las personas por delitos menores relacionados con la marihuana, al igual que las flagrantes disparidades raciales al enforzar las leyes sobre la marihuana. Su administración ha tomado los primeros pasos concretos al nivel federal para comenzar a abordar estos daños. Al nivel estatal, ha aconsejado a todos los gobernadores a que indulten los delitos menores de posesión de marihuana en sus estados. El impacto de tales acciones sería significativo, dado que existen miles de personas dentro del sistema judicial penal debido a las condenas por posesión de marihuana a nivel estatal.

Leyes estatales estadounidenses

Existen dos formas básicas de reformar las leyes sobre drogas para levantar la prohibición: la despenalización y la legalización.

  • Despenalización significa que las personas no son arrestadas o acusadas ante un tribunal penal si tienen pequeñas cantidades de la sustancia, incluso si la sustancia en sí no es técnicamente legal. La despenalización depende de los estados y poseer la sustancia aún puede resultar en sanciones civiles que a menudo se aplican desproporcionadamente a las comunidades de color.
  • Legalización significa que no existen sanciones por poseer o posiblemente comprar una sustancia bajo ciertas condiciones, como ser mayor de cierta edad, o tener una receta médica. Los estados que han legalizado la marihuana a veces han desarrollado componentes de reparación como la despenalización retroactiva (después de los hechos) mediante sellar los expedientes de cargos previos y dar una nueva sentencia a personas que siguen encarceladas por delitos relacionados con la marihuana.

En EE. UU., cada estado tiene sus propias leyes sobre qué sustancias están despenalizadas y/o legalizadas, y bajo qué condiciones.

Algunos estados solamente han legalizado la marihuana medicinal, que generalmente significa que usted necesitará una receta médica para poseer y comprar marihuana. Otros estados han legalizado la simple posesión de la marihuana, así que usted puede poseer cierta cantidad sin tener una nota médica. El Marijuana Policy Project (Proyecto de Política sobre Marihuana) tiene un mapa que indica cuáles estados han legalizado qué tipo de marihuana (medicinal/no medicinal/ninguno). El mapa se actualiza regularmente y está disponible aquí.

En caso de la legalización de ventas, cada estado tiene sus propios reglamentos sobre quien puede vender cannabis, normalmente mediante algún tipo de sistema de licencias. También existen requisitos de licencia para personas que están cultivando plantas, aunque algunos estados permiten que las personas personalmente cultiven (planten) pequeñas cantidades para su propio uso. La cantidad de marihuana que puede ser vendida o poseída legalmente normalmente también se regula. Las restricciones de edad son similar a aquellas para otras sustancias controladas, tal como el tabaco o el alcohol; que en la mayoría de los estados es 21 años de edad.

Implementación de leyes de legalización

Aunque en su estado sea legal poseer y consumir cannabis, puede que (todavía) no esté legalmente disponible para comprarlo.

Como hemos visto con otras acciones policiales en todo el país, la aplicación de las leyes (posiblemente revocadas) puede ser muy selectiva y afectar principalmente a las comunidades de color.

Por ejemplo, la legislatura del estado de Nueva York aprobó una ley en marzo de 2021 que permitía el consumo de marihuana para adultos. Las agencias del estado tardaron en crear un sistema de licencias para los vendedores de cannabis, así que las primeras licencias no se expidieron hasta noviembre de 2022. Mientras tanto, los proveedores de cannabis fueron procesados como dispensarios sin licencia, a pesar de que la sustancia en sí es legal para poseer y consumir. Washington, DC, legalizó el cannabis para uso de adultos, pero no ha permitido su venta mediante un proceso de concesión de licencias. Como resultado, la marihuana no se puede vender legalmente allí excepto a través de licencias médicas, pero se puede regalar con una compra de algo más.

También es posible que la policía local no esté al día sobre la legalización del cannabis y siga deteniendo (o intentando detener) a personas por posesión de la hierba incluso en los estados en los que ahora es legal. Como hemos visto con otras acciones policiales en todo el país, la aplicación de las leyes (posiblemente revocadas) puede ser muy selectiva y afectar principalmente a las comunidades de color.

¿Es legal y se ha implementado en su estado? Aún puede haber problemas.

Transportar cualquier cosa (incluido el cannabis) a través de las fronteras estatales está regulado por la ley federal. Dado que el cannabis sigue prohibido por la ley federal, llevarlo de un estado a otro podría ser motivo de cargos federales. La opción más segura es no viajar con marihuana en el equipaje, especialmente por aeropuertos o estaciones de tren, donde a menudo hay perros detectores de drogas manejados por las fuerzas del orden federales o militares (aunque cabe señalar que los perros empleados por la Administración de Seguridad en el Transporte de EE.UU. – TSA, más conocida por encargarse de la seguridad en los aeropuertos – ya no están entrenados para detectar cannabis).

Las leyes sobre la conducción bajo los efectos de sustancias (leyes DUI) no se limitan al alcohol, sino que también incluyen el cannabis y otras sustancias. La marihuana puede ayudarle a relajarse, pero también puede dificultarle reaccionar con suficiente rapidez a las condiciones de la carretera o al tráfico que le rodea. El viejo consejo de seguridad "no beba y conduzca" se aplica a cualquier sustancia si perjudica su juicio.

Las leyes estatales difieren también en la cantidad que puede poseer en su persona, cómo se autorizan los dispensarios y si puede cultivar su propia marihuana. El cultivo en casa también puede estar limitado según los contratos de alquiler de quienes alquilan su vivienda, y sigue prohibido en las viviendas públicas debido a que los residentes están bajo supervisión federal. Infórmese sobre las restricciones específicas de su estado antes de decidir si va a consumir o cultivar cannabis.

Cuidar de sí misma

El cannabis puede ser útil para algunos problemas que experimentan las personas viviendo con VIH, pero su legalidad varía según la localidad. Es una buena idea considerar sus opciones y tener en cuenta cualquier consideración legal junto con los beneficios para la salud antes de decidir si va a consumir cannabis.


Un agradecimiento especial a Chelsea Higgs Wise, MSW (cofundadora y directora ejecutiva de Marijuana Justice) y Natalie L. Wilson, PhD, DNP, MPH (profesora adjunta de la Escuela de Enfermería de la UCSF - Sistemas de Salud Comunitaria), por sus revisiones de esta hoja informativa.

0

Image

Members of The Well Project community at USCHA 2022.

Become a Member

Join our community and become a member to find support and connect to other women living with HIV.

Join now >

¿Recibe nuestro boletín?

Do you get our newsletter?

Suscríbase a nuestro boletín mensual y reciba la información más reciente en su bandeja de entrada.

Sign up for our monthly Newsletter and get the latest info in your inbox.

banner

Woman looking away thoughtfully.

Did you just test HIV+?

Newly diagnosed with HIV and not sure what to do? You are not alone.

Get help & information >

You Can Help!

Together, we can change the course of the HIV epidemic…one woman at a time!

Please donate now!>