El cannabis, el VIH y su salud

Submitted on May 3, 2023

Image

Planta de cannabis/marihuana y botella pequeña de vidrio de aceite con cuentagotas.

©iStock.com/Tinnakorn Jorruang

Read this fact sheet in English

Índice

El cannabis tiene propiedades medicinales que pueden ser beneficiosas para las personas viviendo con VIH o que tienen otras enfermedades, como el cáncer. Las leyes sobre el cannabis varían mucho alrededor del mundo, y la aplicación de la legislación contra el cannabis también varía mucho. Sin embargo, las leyes sobre las drogas, incluidas las que regulan el cannabis, están cambiando rápidamente en todas partes. Esta hoja informativa trata principalmente sobre el consumo de cannabis en EE. UU.

Consulte nuestra hoja informativa complementaria, El cannabis, la salud y la ley en EE. UU., para obtener más información sobre este tema.

¿Qué es el cannabis?

Los cannabinoides pueden extraerse de la planta de cannabis. Existen muchos cannabinoides diferentes y no todos afectan al estado de ánimo o a la mente (hacen que uno sienta un "subidón"). Cada uno de ellos tiene efectos específicos en el cuerpo.

Cannabis es el nombre de una familia de plantas. El cannabis puede consumirse con fines medicinales o recreativos, o utilizarse para fabricar productos como textiles. En sus formas consumibles se conoce por muchos nombres, entre ellos marihuana, hachís, hierba y maría. Las fibras de algunos tipos de cannabis (también llamadas cáñamo) se utilizan para fabricar telas, bolsas, papel, aceites y otros artículos.

Existen dos variedades principales de cannabis que se utilizan con fines medicinales y recreativos: cannabis sativa y cannabis indica. Los componentes de estas variedades se pueden usar para crear diferentes efectos en el cuerpo, y las variedades a menudo se mezclan como plantas para hacer híbridos. Los cannabinoides, que afectan al sistema nervioso central y al sistema inmunitario del cuerpo, pueden extraerse de la planta de cannabis. Existen muchos cannabinoides diferentes y no todos afectan el estado de ánimo o la mente (hacen que uno sienta un subidón"). Cada uno de ellos tiene efectos específicos en el cuerpo. El efecto se basa en la concentración del cannabinoide. El tetrahidrocannabinol (técnicamente delta-9-THC), o THC, es uno de los principales cannabinoides.

Las plantas de cannabis que contienen niveles más altos de THC se preparan con sus flores u hojas secas. El cannabis sativa tiene una concentración dominante de THC y deja una sensación eufórica o de "subida". El cannabidiol, o CBD, es otro cannabinoide. El cannabis indica también contiene THC, pero tiene una mayor concentración de CBD y produce un efecto más relajado o de estar "colocado". El CBD por sí solo no provoca un efecto de subidón o colocón en el cerebro. Los productos elaborados con CBD, como el aceite de cáñamo, pueden reducir el dolor o la ansiedad y mejorar el sueño, sin inducir un subidón. Por lo contrario, los productos elaborados con THC, que pueden incluir alimentos, cigarrillos ("porros") o puros ("blunts"), provocan un subidón. Aún queda mucho por aprender sobre los cannabinoides; y sobre el sistema endocannabinoide del cuerpo humano, con el que los cannabinoides interactúan.

El consumo de cannabis de origen vegetal permite obtener muchos beneficios adicionales para la salud. Esto se debe a que otros compuestos de la planta trabajan conjuntamente con los cannabinoides para producir beneficios que un solo compuesto no podría lograr por sí solo.

Dos versiones sintéticas (fabricadas por el hombre) del THC, el dronabinol (Marinol) y la nabilona (Cesamet), han sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) para tratar las náuseas y los vómitos en personas que están recibiendo quimioterapia para el tratamiento del cáncer. También existe una versión del CBD aprobada por la FDA, el Epidiolex, que se utiliza para tratar las convulsiones. Sin embargo, el consumo de cannabis de origen vegetal permite obtener muchos beneficios adicionales para la salud. Esto se debe a que otros compuestos de la planta trabajan conjuntamente con los cannabinoides para producir beneficios que un solo compuesto (como el CBD o el THC) en forma sintética no podría lograr por sí solo. Los terpenos son compuestos que dan a la flor su aroma y pueden ser beneficiosos para la salud. El cannabis tiene una alta concentración de terpenos. Cuando los terpenos y los cannabinoides trabajan juntos para crear una mayor variedad de efectos saludables, a esto se le llama efecto séquito. Asegúrese de hablar con su proveedor de atención de la salud si está pensando en consumir cannabis.

Beneficios medicinales del cannabis

El cannabis puede reducir la inflamación. Además, el THC puede aumentar el apetito (en inglés) y reducir las náuseas. El CBD tiene un efecto antioxidante y también se sabe que es eficaz para controlar los problemas basados en la ansiedad, como los ataques de pánico o el trastorno obsesivo-compulsivo. Hay estudios que demuestran que diferentes formas de cannabis han servido para aliviar:

  • Síntomas de ansiedad en personas con trastornos de ansiedad social
  • Dolor crónico
  • Depresión
  • Fatiga
  • Aumento de apetito y pérdida de peso asociados con el VIH/SIDA
  • Insomnio
  • Síntomas de espasticidad relacionados con la esclerosis múltiple (EM)
  • Náuseas y vómitos debidos a la quimioterapia
  • Síntomas del trastorno de estrés postraumático
  • Síntomas del síndrome de Tourette

Aún no existen pruebas clínicas de que el cannabis mejore el dolor menstrual (del periodo) (en inglés); sin embargo, hay importantes pruebas anecdóticas (relatos sobre experiencias individuales) de que la gente ha experimentado alivio utilizando cannabis de esta forma. Se necesita más investigación para comprender mejor la serie de efectos beneficiosos del cannabis para la salud, así como las posibles desventajas de su consumo.

¿Por qué consumen cannabis las personas viviendo con VIH?

El cannabis puede aliviar el dolor y la ansiedad, reducir la inflamación y mejorar el apetito. La neuropatía periférica (dolor u hormigueo en manos y pies) está causada por daños en el sistema nervioso. Un pequeño estudio que se realizó cuando los primeros medicamentos para el VIH relacionados con la neuropatía eran comunes demostró que fumar cannabis podía aliviar el dolor neuropático. Fumar puede ofrecer un alivio más rápido que otros métodos de consumo. Sin embargo, fumar en sí mismo (en inglés) daña su cuerpo de varias maneras.

Las propiedades antiinflamatorias del cannabis pueden ayudar a tratar la inflamación continua de bajo nivel que el VIH produce en el cuerpo. Un estudio descubrió que el consumo de cannabis para este fin también reduce el deterioro cognitivo (problemas para pensar) en las personas viviendo con VIH. Sin embargo, fumar tabaco en sí mismo puede causar inflamación. Otro estudio ha descubierto que el uso de tabaco junto con el uso de cannabis anula los beneficios antiinflamatorios de la marihuana.

Las personas bajo tratamiento contra el cáncer han consumido cannabis desde hace tiempo para reducir las náuseas (sensación de malestar estomacal) que provoca la quimioterapia. Las náuseas también eran un efecto secundario común de los primeros medicamentos contra el VIH. Incluso ahora, cuando las personas empiezan a tomar un nuevo medicamento contra el VIH, suelen tener problemas estomacales hasta que su organismo se acostumbra a la medicación. El cannabis puede ayudar a aumentar el apetito para tomar los medicamentos que requieren ingesta de alimentos, o para ayudar a comer para aumentar de peso. Para más información sobre las náuseas, la diarrea y otras molestias similares, consulte nuestra hoja informativa sobre cómo cuidar su intestino.

Es importante señalar que, recientemente, un investigador de la Universidad de Carolina del Norte recibió financiación del gobierno de EE. UU. para estudiar los efectos del cannabis sobre el reservorio del VIH que permanece en el cuerpo de las personas incluso cuando siguen un tratamiento eficaz contra el VIH. Esta investigación podría aportar datos importantes que podrían ser útiles cuando los investigadores traten de desarrollar una cura para el VIH.

El cannabis y el tratamiento del VIH

Asegúrese de que su profesional de la salud esté al corriente de todo lo que toma, incluido el cannabis, tanto si es legal en su estado como si no.

El cannabis interactúa con algunos medicamentos antirretrovirales. Por ejemplo, puede reducir la cantidad de Reyataz (atazanavir) disponible a un nivel corporal por debajo de los niveles necesarios para mantener el VIH bajo control. Otros medicamentos contra el VIH que pueden interactuar de forma significativa con el cannabis son la Sustiva (efavirenz) y la Intelence (etravirina). Puede ser necesario ajustar las dosis de estos medicamentos si consume cannabis.

Se sabe que los siguientes medicamentos para el VIH tienen interacciones leves con el cannabis. No es necesario tomar precauciones especiales, pero es importante que su proveedor sepa sobre su consumo de cannabis para detectar posibles problemas:

  • Genvoya (elvitegravir/cobicistat/emtricitabina/tenofovir alafenamida)
  • Kaletra (lopinavir/ritonavir)
  • Norvir (ritonavir)
  • Prezcobix (darunavir/cobicistat)
  • Prezista (darunavir) potenciado con Norvir
  • Stribild (elvitegravir/cobicistat/emtricitabina/tenofovir-DF)
  • Sunlenca (lenacapavir)
  • Symtuza (darunavir/cobicistat/emtricitabina/tenofovir alafenamida)

Esta sección no enumera todas las interacciones posibles y es posible que se descubran más interacciones en el futuro. Un ensayo clínico muy pequeño está evaluando el efecto del cannabis en los medicamentos modernos contra el VIH. Sus resultados se esperan para 2025. Para más información sobre las interacciones entre diversos medicamentos, consulte nuestra hoja informativa sobre interacciones entre medicamentos (en inglés).

Asegúrese de que su profesional de la salud esté al corriente de todo lo que toma, incluido el cannabis, tanto si es legal en su estado como si no. Incluso si está prohibido, las leyes de confidencialidad médica le protegen de ser denunciado a las fuerzas policiales cuando comparte esta información con su médico.

¿Cuál es la diferencia entre la marihuana medicinal y la recreativa?

Los productos de cannabis medicinal y recreativo (para uso de adultos) son los mismos. Obtener una "tarjeta de marihuana medicinal" por parte de un proveedor de atención de la salud permite a una persona obtener cannabis con fines medicinales. La tarjeta tiene beneficios según la ley del estado. En algunos estados tener una tarjeta le permite comprar cannabis legalmente. En los estados que lo han legalizado, la compra del cannabis puede tener un costo más bajo.

La regulación del cannabis, al igual que la de otras "sustancias controladas" (como el alcohol o el tabaco), se redacta a nivel estatal. Por lo tanto, diferentes estados tienen diferentes requisitos para dispensar o acceder a la marihuana medicinal. Los estados también difieren en cuanto a si es legal poseer o comprar marihuana para uso de adultos (no medicinal). Para más información, consulte nuestra hoja informativa sobre el cannabis y la ley.

Las condiciones de salud que cualifican a un individuo para recibir una tarjeta de marihuana medicinal también varían según el estado pero a menudo incluyen:

  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig
  • Anorexia
  • Cáncer (en inglés)
  • Enfermedad de Crohn
  • Epilepsia y convulsiones
  • Fibromialgia
  • Glaucoma
  • VIH
  • Migrañas
  • Esclerosis múltiple y espasmos musculares
  • Dolor (crónico)
  • Enfermedad de Parkinson

En los estados en los que es legal, cualquier adulto puede comprar marihuana para uso de adultos – aunque existen restricciones, como la cantidad, el requisito de presentar una identificación y los requisitos de licencia para los vendedores.

Métodos de consumo de cannabis

Fumar cannabis puede ofrecer un alivio más rápido que otros métodos de consumo. Sin embargo, fumar por sí mismo daña su cuerpo de varias maneras.

Hay varias formas de consumer cannabis. Entre ellas se incluyen la inhalación, la aplicación sobre la piel y por vía oral a través de una tintura, bebida o alimento.

Inhalación/Fumarlos terpenos

La inhalación a través de los cigarrillos de flores de cannabis o del aceite para vapear provoca un efecto rápido. Inhalar el humo puede dañar los pulmones, el corazón, y otros sistemas del cuerpo, aún si solo consume marihuana y no tabaco. Un estudio descubrió que fumar cannabis aumentaba el riesgo de infecciones pulmonares entre los hombres viviendo con VIH que fumaban cannabis, pero no entre los hombres VIH negativos. Para más información sobre el tabaquismo, consulte nuestra hoja informativa sobre fumar y el consumo de tabaco (en inglés).

Consumir comestibles

Una forma de consumir cannabis sin fumarlo es comiéndolo. El extracto de THC o la planta pueden cocinarse en caramelos, galletas, brownies y otros alimentos, también llamados "comestibles", y ahora están disponibles en muchos lugares. La potencia de estos productos puede variar mucho. Algunos sólo tienen una muy pequeña cantidad de THC, mientras que otros pueden limitar su capacidad para funcionar durante mucho tiempo. Tenga cuidado con las versiones caseras a la venta fuera de los canales de confianza; sin pruebas ni etiquetas, existe la posibilidad de que estén mezclados con otras sustancias, y no se sabrá con certeza lo fuerte o débil que es el producto (potencia). Comer cannabis puede ser potente, por lo que se recomienda empezar con pequeñas dosis de no más de 2.5 a 5 miligramos y dejar pasar una o dos horas para que el comestible haga efecto antes de comer más. Comer demasiado puede provocar náuseas y vómitos. Asegúrese de confiar en la fuente de la hierba que compra, ya sea para fumar, en forma de comestible o para cualquier otro método de consumo.

Independientemente de que se la hayan recetado o incluso de que esté despenalizada/legalizada en su localidad, como con cualquier sustancia, asegúrese de que los niños y las mascotas no puedan alcanzar su cannabis. Esto es especialmente importante en el caso de los comestibles, ya que un brownie "mágico" o los dulces que contienen THC se ven exactamente igual que los dulces normales. Un niño que quiera una golosina no podría notar, ni saborear, la diferencia. La cantidad de THC de un brownie "mágico" puede ser la adecuada para calmar su ansiedad, pero puede provocar una sobredosis en un niño. Muchos estados están creando sanciones para los productos y envases elaborados de forma que puedan atraer a los niños (por ejemplo, prohibiendo ciertas formas o dibujos animados para las marcas).

Asegúrese de que los niños y las mascotas no puedan alcanzar su cannabis. Esto es especialmente importante en el caso de los comestibles, ya que un brownie "mágico" o los dulces que contienen THC se ven exactamente igual que los dulces normales.

Aplicación sobre la piel

El cannabis también puede encontrarse en una aplicación tópica como gel, crema, loción o mantequilla corporal, o aceite. Este método se absorbe a través de la piel, no entra en el torrente sanguíneo y no provoca un subidón. Aplique cremas tópicas con infusión de cannabis en la zona con dolor. Este método es útil para aliviar el dolor de la artritis, la neuropatía periférica, los dolores musculares, la hinchazón o las lesiones, el cáncer de piel, el eccema o la psoriasis, así como para el cuidado de la piel. Los tópicos con alto contenido en THC pueden disminuir la producción de sebo, lo que ayuda con el acné. Los productos tópicos que contienen los terpenos pineno y beta-cariofileno pueden tener propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

Cuidar de sí misma

El cannabis puede ayudar con algunos problemas que sufren las personas viviendo con VIH, pero su legalidad varía según la localidad. También puede interactuar con los medicamentos para el VIH y otros medicamentos. Fumar en sí, ya sea marihuana o tabaco, tiene consecuencias negativas para la salud. Considere su salud en general y los posibles efectos del cannabis antes de consumir productos elaborados con cannabis.


Un agradecimiento especial a Chelsea Higgs Wise, MSW (cofundadora y directora ejecutiva de Marijuana Justice) y Natalie L. Wilson, PhD, DNP, MPH (profesora adjunta de la Escuela de Enfermería de la UCSF - Sistemas de Salud Comunitaria) por sus revisiones de esta hoja informativa.

0

Image

Members of The Well Project community at USCHA 2022.

Become a Member

Join our community and become a member to find support and connect to other women living with HIV.

Join now >

¿Recibe nuestro boletín?

Do you get our newsletter?

Suscríbase a nuestro boletín mensual y reciba la información más reciente en su bandeja de entrada.

Sign up for our monthly Newsletter and get the latest info in your inbox.

banner

Woman looking away thoughtfully.

Did you just test HIV+?

Newly diagnosed with HIV and not sure what to do? You are not alone.

Get help & information >

You Can Help!

Together, we can change the course of the HIV epidemic…one woman at a time!

Please donate now!>