La violencia contra las mujeres y el VIH

PrintPrintSaveSave

To read this fact sheet in English, click here.

Índice

Lo más importante: Si se siente amenazada ahora, llame al 911 o a la línea nacional de violencia doméstica en los EE. UU. al 800-799-SAFE [1-800-799-7233; o 1-800-787-3224 (TTY, teléfono de texto)]. Puede buscar un refugio seguro en la página web Domestic Shelters.

Es importante recordar que, si alguien la amenaza, NO es su culpa. Usted merece ser tratada con respeto y estar segura. Frecuentemente, las mujeres que han sido abusadas han sido tan humilladas que creen que merecen cualquier abuso que están viviendo. Esto NUNCA es verdad.

"Yo ya no me responsabilizaré por el abuso que recibí de las personas a las que he amado. Ahora sé que NO es mi culpa." Jay Blount, guía consejera, Christie's Place

Las mujeres, el VIH y la violencia

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la violencia contra las mujeres es un “problema de salud global de proporciones épicas”. La violencia contra las mujeres se refiere a actos de violencia dirigidos a las mujeres simplemente porque son mujeres. Estos actos pueden incluir daño físico, emocional o sexual, o amenazas de daño. A menudo, las mujeres no piensan que estos actos son violencia, ya sea porque son considerados normales dentro de su sociedad o porque ocurren tan frecuentemente que parecen normales.

La violencia contra las mujeres es extremadamente común, afectando a tanto como siete de cada diez mujeres en ciertos países. La mayoría de las mujeres sufren violencia en manos de sus esposos, parejas íntimas masculinas u otros hombres a los que conocen. Las mujeres también experimentan la violencia en manos de sus parejas femeninas. La violencia entre parejas íntimas es igual de común entre parejas del mismo sexo que entre parejas heterosexuales. Entre las mujeres de edad reproductiva, los “actos de violencia causan más muerte y discapacidad que el cáncer, la malaria, los accidentes de tránsito y la guerra juntos”, según ONU Mujeres.

Esta violencia resulta en horribles consecuencias, tanto para las mujeres como para sus comunidades. La OMS informa que, al nivel global, hasta el 38 porciento de las mujeres que son asesinadas mueren a mano de sus parejas íntimas. Las mujeres que experimentan violencia cometida por parejas íntimas son más del doble de propensas a experimentar tanto la depresión y el abuso de alcohol. Los efectos dañinos causados por esta violencia en la salud emocional y física de las mujeres también afecta a los niños y miembros de la familia que dependen de las mujeres.

En septiembre de 2013, un grupo de trabajo convocado por el entonces presidente Obama publicó un informe de recomendaciones políticas federales y de medidas de acción para abordar la intersección del VIH y la violencia contra las mujeres. Las recomendaciones incluyeron:

  • aumentar la detección de violencia cometida por parejas íntimas y el VIH entre mujeres
  • mejorar los resultados para mujeres viviendo con VIH (en inglés) mediante abordar el historial de violencia y trauma (en inglés)
  • abordar factores que se agregan al riesgo incrementado de violencia en mujeres viviendo con VIH

Existen varias maneras en las que la violencia y el VIH se conectan para las mujeres. Las mujeres que son abusadas o que temen una respuesta violenta pueden no sentirse cómodas pidiéndole a su pareja que use protección (por. ej. usar un condón) durante las relaciones sexuales (en inglés). Igualmente, las mujeres en relaciones abusivas pueden no sentirse cómodas diciendo “no” a las relaciones sexuales si su pareja abusiva se rehúsa a usar protección cuando se lo piden. Por último, la relaciones sexuales forzadas pueden causar cortaduras, raspones o roturas que hacen más fácil que el VIH entre en el cuerpo. Todos estos temas pueden poner a las mujeres en un más alto riesgo para contraer el VIH y pueden hacer la vida con VIH más difícil.

Una herramienta prometedora que las mujeres que son VIH negativas pueden usar para prevenir el VIH sin la cooperación de su parejas es la PrEP, o profilaxis preexposición. La PrEP se refiere a tomar medicamentos contra el VIH antes de ser expuesta al VIH para evitar adquirir el virus. Para más información sobre cómo funciona la PrEP y si puede ser buena para usted, vea nuestra hoja informativa sobre PrEP para mujeres.

Muchas mujeres con VIH han sido abusadas físicamente o sexualmente antes de darse cuenta de su estatus de VIH. Varios estudios han demostrado que las mujeres con un historial de abuso físico y / o sexual son más propensas a vivir con VIH, especialmente si ese abuso comenzó durante su niñez. El abuso infantil está relacionado cercanamente con el uso de drogas en un futuro, tener múltiples parejas sexuales, estar con una pareja masculina que tiene un riesgo elevado para el VIH, e intercambiar sexo por drogas, dinero o alojamiento. Si una mujer usa drogas, alcohol o sexo para escapar el dolor del abuso previo, ella puede tener un riesgo elevado de adquirir el VIH por medios de compartir equipo de inyección de drogas (en inglés) o por tener relaciones sexuales sin condones u otras barreras.

Muchas mujeres pueden estar en riesgo de experimentar abuso o violencia porque le dicen a su pareja o a la persona con la que viven sobre su estatus de VIH. Un estudio reveló que más de una de cada cuatro mujeres viviendo con VIH ha sido lastimada físicamente desde que recibieron su diagnostico de VIH. Por eso, es importante divulgar su estatus de VIH seguramente (vea más a continuación). Entre mujeres viviendo con VIH, estudios también han mostrado que el trauma y la violencia son relacionados a bajos niveles de adherencia a un régimen de medicamentos contra el VIH y, por ende, peor salud. Para más información sobre la conexión entre el trauma y el VIH entre las mujeres, vea nuestra hoja informativa sobre el trauma y el VIH (en inglés).

La violencia ocurre más frecuentemente en relaciones donde una pareja es más poderosa que la otra. Las mujeres viviendo con otras personas que son más grandes o más fuertes que ellas pueden sentir miedo físico. También, las mujeres usualmente ganan menos dinero que los hombres y es más probable que dependen de otros monetariamente. Si la persona con la que una mujer vive es la que paga las cuentas y le provee un hogar, entonces la mujer puede sentirse con miedo, menos independiente y menos capaz de alejarse de su abusador.

¿Qué es la violencia doméstica o violencia entre parejas intimas?

La violencia doméstica ocurre cuando una persona con la que está saliendo, con la que está viviendo o con la que está casada la lastima o amenaza repetidamente, ya sea físicamente, sexualmente, verbalmente, emocionalmente o monetariamente. La personas haciendo estas cosas a menudo las harán para obtener o mantener el poder y el control. La “violencia cometida por una pareja íntima” es otro término usado para describir la violencia dentro de la cual una pareja o esposo/a actual o anterior la lastima a usted físicamente, sexualmente o psicológicamente.

La violencia a manos de una pareja íntima le puede suceder a cualquiera. Afecta a las personas de cualquier edad, raza, género, orientación sexual, nivel educacional, situación financiera o estado civil. Es importante aprender sobre cómo sucede el abuso, cómo identificarlo y cómo terminar con él o como escapar de él.

Importante: Si se siente amenazada ahora, llame al 911 o a la línea nacional de violencia doméstica en los EE. UU. al 800-799-SAFE [1-800-799-7233; o 1-800-787-3224 (TTY, teléfono de texto)]. Puede buscar un refugio seguro en la página web Domestic Shelters.

La violencia cometida por una pareja íntima o la violencia doméstica puede tomar muchas formas. Estas incluyen:

  • El abuso verbal (usar palabras para menospreciar a alguien o hacerle sentir mal), amenazas, culparla constantemente o criticarla; todo esto es abusivo emocionalmente
  • Daño físico leve, como jalar el cabello o pellizcar la piel
  • Acciones violentas que dejan marcas, como pegar, bofetear, empujar, golpear o aventar cosas
  • La violencia extrema usando navajas o pistolas
  • La violación o el asalto sexual (ser forzada a hacer actos sexuales con los que usted no está de acuerdo)
  • Abuso económico o financiero (por ej. prevenirle a alguien obtener un trabajo, hacerle pedir por dinero)
  • Intimidación: hacer que alguien le tenga miedo a base de amenazas, hacerle malas caras, destruir su propiedad, dañar a sus mascotas, etc.
  • Aislamiento: controlar lo que alguien hace, a dónde van, lo que visten, lo que leen o ven, etc.
  • Usar amenazas para presionar u obligar (por ej. amenazar con suicidarse, reportar a alguien a inmigración, amenazar con quitarle los hijos)
  • Tratar a la pareja como una criada, actuando como que la pareja masculina es el ‘rey del castillo’, etc.

La violencia doméstica a menudo comienza con amenazas o abuso emocional. Mientras que estas palabras o acciones dañinas pueden o no resultar en un daño físico actual, todavía pueden ser muy inquietantes o atemorizantes y dejar cicatrices emocionales duraderas.

Mientras que la mayoría de la violencia doméstica o violencia cometida por una pareja íntima involucra a hombres agrediendo a mujeres, también puede involucrar a hombres agrediendo a sus parejas masculinas o a mujeres agrediendo a sus parejas femeninas. Estudios han mostrado que la violencia cometida por una pareja íntima puede suceder al mismo nivel entre parejas del mismo sexo que en parejas heterosexuales.

Preguntas que realizarse a sí misma o a alguien que puede haber sido abusada

A veces, puede ser difícil saber si usted o alguien que usted conoce ha sido abusada, porque las victimas pueden confundir las acciones de sus parejas con una forma de amor o cariño.

Esta lista de preguntas posiblemente puede ayudarle a usted o a alguien que usted conoce a identificar las acciones abusivas de una pareja o de alguien más en su hogar:

  • ¿Usted se siente segura en su hogar?
  • ¿Alguna vez se ha sentido usted amenazada por su pareja, expareja u otra persona en su hogar?
  • ¿Está en una relación donde usted se ha sido lastimada físicamente?
  • ¿Alguna vez una pareja, expareja o persona con la que vive o ha vivido le ha:
    • empujado, agarrado, bofeteado, ahorcado o pateado?
    • obligado a tener relaciones sexuales o la ha hecho hacer cosas sexuales que usted no quería hacer?
    • amenazado con lastimarla a usted, a sus hijos o alguien cercano a usted?
    • acechado, perseguido o monitoreado (esto incluye seguir sus movimientos diarios, correos electrónicos, llamadas telefónicas o mensajes de textos)?
    • impedido ver sus amistades o su familia? ¿Le ha dicho que usted podía o no podía ir?
    • prevenido obtener un trabajo o limitado su acceso al dinero?

Señales de peligro en una pareja o posible pareja

Mientras que quizá no exista un solo perfil o manera para identificar a una persona que es abusiva, usted puede notar a su pareja actuando en una o más de estas formas. Él / ella puede:

  • ser demasiado/a celoso/a
  • tener grandes cambios de humor
  • tener un temperamento explosivo
  • tener bajo autoestima
  • culparla por sus propios problemas
  • usar palabras que la hacen sentir mal de sí misma
  • tratar de controlarla (por ej. limitar a dónde va, cuánto dinero usted tiene, qué compras usted hace)
  • tratar de prevenirla de ver su familia o amistades

Divulgar su estatus seguramente

Tristemente, muchas mujeres con VIH son atacadas sexualmente o físicamente pronto después de divulgar su estatus de VIH. Trate de disminuir su riesgo haciendo lo siguiente:

  • Divulgar su estatus en un lugar semipúblico, tal como un parque donde hay muchas personas alrededor. Encuentre un lugar que sea lo suficientemente privado para tener una conversación, pero lo suficientemente público para obtener ayudar si la necesita.
  • Considere divulgar su estatus con una tercera persona presente, tal como un(a) amigo/a o un proveedor de salud
  • Solamente reúnase con la persona a la quien le va a divulgar su estatus cuando usted se sienta segura
  • Evite exponer a otras personas al VIH sin advertirles antes de tiempo. El riesgo de violencia puede ser mayor si una persona piensa que usted la puso en riesgo conscientemente o que usted le mintió. En EE. UU., el departamento de salud de su condado posiblemente tiene un programa que le puede ayudar a divulgar su estatus anónimamente (lo hacen por usted pero no comparten su nombre) o puede proporcionar servicios para ayudarla a divulgar su estatus seguramente.

Reducir su riesgo

No hay garantías, pero usted puede disminuir su riesgo de experimentar violencia doméstica o violencia cometida por pareja íntima:

  • Haciendo su tarea. Averigüe información sobre la persona con la que está saliendo (por ejemplo, si él o ella tiene un historial criminal violento), considere hacer una verificación de antecedentes. En EE. UU. existen varias compañías que proveen este servicio por un costo.
  • Manteniéndose en contacto con personas que la apoyan. Ya sean familiares, amistades, un grupo de apoyo, un consejero/defensor o un profesional de salud, no deje que su relación con una persona le impida mantenerse en contacto con otras personas.
  • Obteniendo ayuda y apoyo. Si usted ha sido físicamente o sexualmente abusada en el pasada, es importantes obtener ayuda de un profesional de salud mental o de un grupo de apoyo. De no ser así, el pasado puede volver a repetirse.
  • Evitando entrar en una relación abusiva. Esté al tanto de los señales de alerta del abuso (descrito anteriormente) al comenzar una nueva relación. Si usted nota señales de alerta, el mejor tiempo para alejarse es la primera vez que sucede cualquier tipo de abuso.
  • Manteniéndose informada. Aprenda todo lo que puede sobre la violencia doméstica, aún si usted cree que nunca necesitará saber de ello.

Dejar una relación violenta

Nunca es fácil dejar una relación y puede ser especialmente difícil dejar una donde existe la violencia doméstica o la violencia entre parejas íntimas. La clave es tener un plan de seguridad.

  • Manténgase segura. Dejar su pareja o alguien con quien usted vive puede ser molesto para esa persona. Haga que su propia seguridad (y la de sus hijos) sea su mayor prioridad.
  • Esté preparada. Si usted se va, no olvide llevarse sus medicamentos contra el VIH y cualquier otro medicamento que usted esté tomando, sus expedientes médicos, su acta de nacimiento, sus tarjetas de crédito, su chequera, etc. Suponga que todo lo que usted deja atrás puede terminar en la basura o puede ser usado para encontrarla. Puede ser de ayuda el dejar un estuche de emergencia con algunas de estas cosas con un(a) amigo/a de confianza, un miembro de su familia o un proveedor de servicios. Si usted no quiere dar el nombre de la persona a la cual usted le tiene miedo, usted puede meter esa información dentro de un sobre sellado y pídale a esa persona de confianza que solamente la abra si usted desaparece o resulta demasiado lesionada para identificar a la persona que la lastimó.
  • Documente. Obtenga ayuda médica si es necesario y tome fotos de cualquier lesión que se pueda ver. Pida que las fotos sean fechadas y firmadas por personal médico o policial. Un(a) amigo/a o miembro familiar también puede firmar y fechar las fotos para evidencia en un futuro.
  • Obtenga ayuda. No intente hacer esto sola. Puede ser incomodo o vergonzoso acercarse a los demás, pero su salud y su vida pueden estar en riesgo. Si usted no busca ayuda por sí misma, piense en las personas que la aman y que dependen de usted. Acuda a sus amistades, la policía, su familia, una sala de emergencia o un albergue local.

En Estados Unidos, llame a la línea nacional de violencia doméstica al 800-799-SAFE [1-800-799-7233; o 1-800-787-3224 (TTY, teléfono de texto)]. También puede buscar un refugio seguro en la página web Domestic Shelters.

Si usted ha experimentado la violencia doméstica o cometida por una pareja íntima, siempre recuerde – NO es su culpa. Puede sucederle a cualquiera. La persona que ataca a otra físicamente, verbalmente o sexualmente es responsable por sus propias acciones. Lo más importante es irse a un lugar seguro y mantenerse segura.

The Well Project ha recopilado una lista adicional de Recursos sobre la intersección entre las mujeres, el VIH y la violencia (en inglés). Vea los recurso que hemos reunido: historias personales, datos científicos, esfuerzos políticos, informes, cajas de herramientas basadas en comunidad y línea de contacto para mujeres que necesitan apoyo.

admin's picture

Become a Member

Join our community and become a member to find support and connect to other women living with HIV.

Join now >

Thu, 10/29/2020 - 5:22pm
Thu, 10/29/2020 - 3:15pm

Get basic information about a variety of approaches to treating the metabolic changes that may result from living with HIV or taking HIV drugs.

Lipodystrophy means abnormal fat changes. This article addresses treatments for fat loss, or lipoatrophy.

Get basic information about lipodystrophy: body shape changes, metabolic complications, and causes and treatment of fat loss and fat gain.

Do you get our newsletter?

admin's picture

Sign up for our monthly Newsletter and get the latest info in your inbox.

none_existing name
admin's picture

You Can Help!

Together, we can change the course of the HIV epidemic…one woman at a time!

Please donate now!>