Siguiendo adelante, viviendo con VIH: Considerar la educación o formación

PrintPrintSaveSave

Dos personas sentadas en un escritorio con carpetas, libros de texto y papeles, una mirando papeles, otra escribiendo.

To read this fact sheet in English, click here.

Un agradecimiento muy especial a Vickie Lynn, Ph.D., MSW, MPH, Miembro de la Junta Consultiva Comunitaria e Instructora Visitante en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Sur de Florida, por su inspirada autoría principal de esta hoja informativa; y a Mark Misrok, director fundador de la Coalición Nacional de Trabajadores Positivos, por sus importantes contribuciones a su desarrollo.

Índice

La educación capacita a las mujeres para superar la discriminación... tienen una mayor conciencia de sus derechos y una mayor confianza y libertad para tomar decisiones que afectan a sus vidas, mejorar su salud e impulsar sus perspectivas laborales. - UNESCO

¿Es usted una mujer viviendo con VIH que está considerando buscar una educación o formación para una carrera? ¿Quiere retarse a sí misma? ¿Busca una sensación de logro personal? ¡Usted puede hacerlo!

Nota: La mayoría de la información que aparece a continuación se aplica a los Estados Unidos.

Mujeres, educación y empoderamiento

En los primeros días de la epidemia, un diagnóstico de VIH cambiaba la forma en que las mujeres se percibían a sí mismas y al mundo que las rodeaba. Conseguir los sueños de la infancia, las carreras y las familias no parecía posible para muchas mujeres.

Pero hoy en día, eso ha cambiado. Las mujeres viviendo con VIH pueden vivir una vida similar a la que tendrían si no tuvieran el VIH. Con la promesa de una vida más larga y plena por delante, las mujeres viviendo con VIH están explorando opciones de educación y formación profesional sin ninguna limitación basada en su estado de VIH.

El acceso a la educación superior varía mucho alrededor del mundo. Dado que puede tener beneficios tan poderosos para los individuos, sus comunidades y la sociedad en su conjunto, los líderes mundiales se han comprometido a que todas las mujeres y los hombres del mundo, independientemente de sus ingresos, tengan un acceso igualitario a la educación y la formación para el año 2030. Pero muchos informes han demostrado que, en todo el mundo, el acceso a la educación, y la calidad de la educación a la que una persona tiene acceso, sigue dependiendo en gran medida de si la persona y su familia son ricos o pobres. Esto es absolutamente cierto en Estados Unidos. Pero también hay recursos disponibles en EE. UU. para ayudarle a financiar su educación, de los que aprenderá más a continuación.

El propósito de la educación es inspirar nuestros intereses y proporcionarnos los conocimientos y habilidades que necesitamos para avanzar en nuestra vida personal y profesional. También es importante tener en cuenta que algunas credenciales o hitos de logros educativos (por ejemplo, una equivalencia de la escuela secundaria o un título universitario) pueden ser requisitos para acceder a ciertas oportunidades, aunque a veces ese hito no mida las habilidades o los conocimientos que son relevantes para esas oportunidades.

Hacer un programa de educación o de formación laboral es una gran decisión, pero puede ofrecer muchas recompensas. No hay límite de edad para el aprendizaje; nunca se es demasiado joven o demasiado vieja para aprender, y las mujeres viviendo con VIH de todas las edades prosiguen su educación. La educación ofrece oportunidades para explorar nuestro mundo de formas que nunca creímos posibles.

"Mi experiencia de vivir con VIH me inspiró a seguir con mi educación. Me ayudó a definir mis objetivos profesionales y me dio la fuerza y el valor para seguir adelante. Una clase a la vez, un semestre a la vez, una tarea a la vez. ¡Los sueños se hacen realidad!" - Vickie Lynn, Ph.D., MSW, MPH, Miembro de la Junta Consultiva Comunitaria de The Well Project y bloguera de Una Chica Como Yo

¿Está usted preparada y capacitada para proseguir su educación o formarse para una nueva carrera?

Antes de empezar o volver a la escuela, es importante evaluar su estado de salud. Su salud física y emocional son su primera prioridad. Puede ser una buena idea hablar con sus proveedores de atención de la salud para evaluar su preparación física. Ellos pueden responder a cualquier pregunta o preocupación que pueda tener sobre cómo el hecho de emprender un nuevo reto como la escuela o el entrenamiento puede afectar su salud.

Este también puede ser un buen momento para identificar cualquier barrera en su vida que pueda dificultar la consecución de sus objetivos educativos. También puede considerar la posibilidad de hablar con su familia, sus amigos y sus colegas, que pueden ayudarle a pensar en posibles soluciones a sus inquietudes. Las barreras pueden estar vinculadas a necesidades inmediatas, o pueden estar más profundamente arraigadas en experiencias negativas del pasado.

Por ejemplo: Las mujeres suelen tener múltiples roles en la vida, incluyendo numerosas responsabilidades dentro de sus familias. Encontrar apoyo social de parte de familiares y amistades, modificar roles y tareas, y soluciones creativas para gestionar el tiempo podrían ser necesarias al comenzar con un nuevo programa. Si usted es una estudiante con hijos pequeños, una solución podría ser encontrar otra persona que tenga hijos y que también esté estudiando, e "intercambiar niños" para ayudarle con el cuidado de niños. Intercambiar niños simplemente significa que una persona se encarga de los niños un día y la otra de los niños al día siguiente. Esto puede darles a ambas personas el tiempo que necesitan para asistir a clase y completar sus tareas.

También es importante reconocer que muchas mujeres, por distintas razones, se han sentido sin apoyo o incluso amenazadas en un entorno educativo en algún momento de su vida. Algunos ejemplos:

  • En algunas partes del mundo, las mujeres jóvenes pueden no ir a la escuela porque no es seguro viajar a ella.
  • Numerosas personas transgénero o de género no conforme han sido acosadas o incluso agredidas físicamente en entornos escolares o de formación. Los resultados de la Encuesta de Personas Transgénero en EE. UU. de 2015 muestran que casi una cuarta parte de las personas que se identificaron o fueron percibidas como transgénero en la escuela universitaria o de formación profesional sufrieron acoso verbal, físico o sexual. Esa cifra se duplica con creces en la escuela primaria y secundaria, lo que puede provocar interrupciones en la educación de las personas trans en los primeros años de vida.
  • El comportamiento de las jóvenes de color, en particular de las jóvenes negras, se castiga con mayor dureza en las escuelas -y sus logros tienen menos probabilidades de ser reconocidos- que el de sus compañeras blancas, lo que empuja a demasiadas jóvenes a abandonar la escuela
  • El acoso sexual, especialmente contra las mujeres, es una realidad en la escuela en todos los niveles, y en gran medida no se denuncia y se aborda de forma inadecuada
  • Muchas instituciones educativas y centros de formación no han acogido a las mujeres, especialmente en los campos técnicos

Estas experiencias traumáticas pueden interferir con los planes actuales de seguir con la educación. A la hora de seleccionar un entorno educativo, puede ser una buena idea fijarse en aspectos como la forma en que la escuela maneja los reportes de acoso de los estudiantes; si la administración escucha las preocupaciones de los estudiantes en general; si hay grupos o clubes de afinidad para mujeres, estudiantes de color y/o estudiantes LGBTQ; o si la atención de la salud de la institución cubre las necesidades de salud de las mujeres cisgénero y transgénero. También puede ser importante que haga su propia lista de características que debería ofrecer un entorno educativo para que usted se sienta segura ahí.

¿Qué tipo de educación o trayectoria profesional elegirá?

Una vez que decida que está física y emocionalmente preparada para seguir con su educación, el siguiente paso es identificar el tipo de trabajo o la trayectoria profesional que le interesa, y el tipo de escuela a la que quiere asistir. Está bien tomarse un tiempo para explorar sus intereses para ayudarle a tomar estas decisiones.

Cada persona abordará su educación de forma diferente, con objetivos distintos. Muchas mujeres pueden beneficiarse en su viaje educativo estableciendo metas por etapas en lugar de comprometerse a una licenciatura completa o a un programa de formación desde el principio. Puede ser una buena idea tomar una clase, para ganar experiencia con las exigencias de la educación. Nuevos o primeros éxitos en su aprendizaje pueden ser una gran fuente de preparación para asumir metas más amplias en el futuro.

Otro paso importante para muchas mujeres puede ser la obtención de su GED (diploma de educación general) o de su equivalencia en la escuela secundaria (HSE, que en algunos estados ha sustituido al GED) si no tienen un diploma de una escuela secundaria tradicional. El no haber completado la escuela secundaria o su equivalente no sólo es una barrera importante para la educación posterior de muchas personas, sino que a menudo es un requisito para los puestos de trabajo. También puede ser una fuente de gran dolor, ya que el hecho de no tener un diploma puede deberse a los tipos de experiencias escolares negativas que se han mencionado anteriormente. Puede ser un reto reunir la esperanza y la motivación para completar el equivalente a la escuela secundaria, lo que puede ponerle en contacto con el dolor del pasado. También puede conducir a poderosos avances en el desarrollo personal e incluso en la sanación.

Comprender sus valores clave personales puede ayudarle a decidir qué tipo de educación y carrera desea. Por ejemplo, si sus valores clave incluyen la aventura y la generosidad, entonces podría considerar la posibilidad de seguir una carrera de enfermería itinerante y ayudar a la gente en una serie de lugares nuevos y diferentes.

Además, es una buena idea explorar qué posibles ambientes de trabajo o actividades le gustan:

  • ¿Le gusta trabajar con personas o con animales?
  • ¿Le gusta trabajar en una oficina o quizás quiere trabajar al aire libre?
  • ¿Le gusta coordinar eventos o conferencias?
  • ¿Cuáles son sus intereses?

La buena noticia es que no tiene que saber exactamente a qué quiere dedicarse. A medida que tome clases en sus áreas de interés, comenzará a explorarse a sí misma y al mundo que la rodea. Sus objetivos y sueños podrían cambiar en el proceso.

Hay una gran variedad de organizaciones que ofrecen ayuda y asesoramiento a las personas que quieren cambiar de carrera u obtener una educación; algunas de ellas se enumeran al final de esta hoja informativa. La mayoría de las universidades, colegios e incluso escuelas de formación profesional también tienen departamentos de servicios de carrera. Puede consultar la biblioteca de carreras y hablar con un consejero vocacional para que le ayude a descubrir cosas nuevas.

Puede ser una buena idea reunirse con un consejero en una institución educativa, y hablar directamente de sus esperanzas, retos pasados y metas. Puede solicitar información sobre qué tipos de apoyos están disponibles para contribuir a su capacidad de tener éxito. En el caso de las personas con discapacidades de aprendizaje o de otro tipo, podría ponerse en contacto con un consejero de los programas y servicios para estudiantes discapacitados de la universidad o centro de estudios superiores, quien podrá hablar de los numerosos métodos que se utilizan actualmente para ayudar a las personas a obtener experiencias educativas satisfactorias, a veces por primera vez.

"Llevo trabajando para organizaciones sin fines de lucro desde que tenía 13 años y nunca pensé de niña que la universidad o incluso la escuela fueran importantes. Siempre pensé, al nacer positiva y ver a mis amigos fallecer a una edad tan temprana, que yo sería la siguiente a pesar de estar sana con el VIH. Abandoné la escuela secundaria y obtuve mi GED una vez que hice público mi estado, que fue la única cosa en la vida de la que me arrepentí, pero en ese momento sentí que era lo mejor que podía hacer.

"Asistí por primera vez a la universidad cuando tenía 19 años y fracasé rotundamente porque realmente no quería estar allí. Sentía que tenía toda la experiencia que necesitaba y aún así no creía que mi vida importara o incluso si iba a permanecer viva el tiempo suficiente para terminar o incluso cosechar los beneficios de un título.

"Adelantémonos a la edad de 25 años: Ahora tenía un hijo de un año y un trabajo mediocre, pero no podía pagar por las cosas básicas de la vida. Toda mi mentalidad cambió. Quería ser mejor para mi hijo y también para mis amigos que no podían terminar la escuela secundaria o incluso asistir a la universidad.

"Cuando la gente dice que se necesita una aldea para criar a un hijo, yo necesité una aldea para terminar la escuela. Tenía miedo, estaba ansiosa, pero estaba motivada. Ahora tengo 32 años y he obtenido dos títulos y estoy pensando en volver por el tercero. Me di cuenta de que no era mi momento a los 19 años y que tenía que volver cuando yo estuviera lista, no porque otros pensaran que lo estaba sino cuando yo sintiera que podía hacerlo.

"Si tuviera que dar un consejo a alguien que va a volver a estudiar le diría: Tómate tu tiempo, sé paciente y ve a tu ritmo." Kim Canady, Miembro de la Junta Consultiva Comunitaria de The Well Project

¿Qué entornos y formatos educativos le convienen?

Nota: Las respuestas a la actual pandemia de COVID-19 han cambiado la forma en que se imparte la educación, con el traslado de gran parte de la instrucción hacia el Internet. Sin embargo, estos cambios pueden no ser permanentes. Es posible que tenga que considerar cómo podrían encajar en su vida las diferentes modalidades de enseñanza (toda en línea, parcialmente en línea, toda en persona) y el cambio de una modalidad a otra.

Los colegios, las universidades y las escuelas de formación profesional ofrecen programas a tiempo completo y parcial, clases presenciales y virtuales en línea. La educación básica para adultos puede proporcionar una fundación importante de habilidades y confianza para una futura educación o formación. Las instituciones varían en tamaño, ambiente, tipo de estudiante y ubicación. Puede investigar qué tipo de trabajos y trayectorias siguen los estudiantes tras su graduación o finalización, para tener una mejor idea de si la institución satisfará sus necesidades. El sistema educativo tiene muchas opciones y comprender sus objetivos y valores personales, al igual que sus necesidades y limitaciones, le ayudará a tomar decisiones que funcionen para usted.

Educación básica para adultos (EBA) puede ayudar a las personas a desarrollar sus habilidades en lectura, matemáticas, informática e inglés para hablantes de otras lenguas. La EBA también puede formar parte de la preparación para completar un HSE o un GED, como se ha comentado anteriormente. Las personas que son elegibles para la EBA tienen al menos 16 años, no están matriculadas en la escuela secundaria y trabajan por debajo del nivel del 12º grado en una o más de estas áreas: lectura, matemáticas, escritura en inglés o habla en inglés. Los programas de EBA son gratuitos y están disponibles para el público a través de las escuelas públicas, las bibliotecas, las organizaciones comunitarias y otros grupos.

Colegios comunitarios ofrecen una gran variedad de programas académicos y ocupacionales, credenciales y títulos, así como una vía asequible para acceder a una universidad. Los colegios comunitarios suelen tener un alumnado diverso, que representa todas las edades, razas, etnias y experiencias de vida, y muchos estudiantes también son padres. Los colegios comunitarios suelen tener precios de matriculación mucho más bajos, clases más pequeñas y mucho apoyo para los estudiantes. Su colegio comunitario local también puede ser la mejor fuente de información sobre la educación básica para adultos y la preparación para el GED o el HSE; si ellos mismos no ofrecen estos programas o cursos, sabrán en qué lugar de la comunidad puede encontrarlos. Muchos estudiantes en EE. UU. optan por ir a un colegio comunitario durante los dos primeros años de sus estudios universitarios, y luego se transfieren a una universidad de cuatro años para los dos últimos años con el fin de completar una licenciatura (aunque a menudo se necesitan más de cuatro años para completar este proceso).

Las universidades y los colegios ofrecen carreras que se enfocan en un área temática en particular y a menudo ofrecen una amplia gama de materias de titulación. Las instituciones de enseñanza superior buscan una serie de aptitudes y cualidades cuando reciben solicitudes de estudiantes. Esto significa tener en cuenta las experiencias laborales y personales, así como cualquier cualificación formal. Es importante visitar una institución de enseñanza superior antes de inscribirse, para asegurarse de que probablemente será feliz allí.

Las escuelas de formación profesional o de oficios suelen ser programas cortos, enfocados en una carrera, que preparan a los estudiantes para entrar en la fuerza laboral inmediatamente después de su finalización. Las escuelas de formación profesional se centran en el desarrollo de habilidades que se utilizan en una variedad de profesiones como la cosmetología, la gestión de hoteles y restaurantes, la transcripción médica, la reparación de automóviles, la ingeniería electrónica, la soldadura, la plomería, la carpintería y más.

Distintos entornos y formatos educativos tienen distintas ventajas que querrá tener en cuenta. Por ejemplo, una institución con un campus puede ofrecer una comunidad ya compuesta con la que conectarse, y tal vez incluso grupos y actividades fuera de las clases para aquellos que quieran involucrarse aún más en una comunidad escolar.

Los cursos y programas en línea pueden ser una mejor opción que un programa presencial para alguien que necesita más flexibilidad en su horario o que debe estar en casa a menudo, debido a responsabilidades como cuidador o a sus propios problemas de salud. Es posible tomar clases, o cursar un programa completo de certificación o titulación, en línea. Si quiere intentar tomar una clase para aprender un poco más sobre un área de interés, pero no quiere comprometerse con un programa o clases para obtener créditos, los sitios de aprendizaje en línea como Coursera ofrecen cursos gratuitos de universidades tradicionales en una variedad de áreas temáticas. Puede recibir un certificado que demuestre que ha completado un curso, aunque no contará como crédito para completar un programa completo.

Una nota de advertencia: Es muy importante estar al tanto de las estafas de instituciones en línea que aceptan pagos por cursos o títulos pero que son falsos, o que sólo existen para ganar dinero sin prácticamente ningún beneficio para las personas que se inscriben. No todos los cursos en línea son de igual calidad o valor.

Cuando busque opciones de educación en línea, considere hacer algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Tiene la escuela un nombre que suena parecido a una universidad famosa, pero no es el mismo (como Barkley, Universidad Tecnológica de Yale o Columbiana)?
  • ¿Obtener un título parece demasiado fácil? Muchas instituciones falsas anuncian que los estudiantes pueden recibir su título en un par de meses o incluso semanas
  • ¿Se le pide que pague una gran cuota fija al principio? Las escuelas reales suelen solicitar el pago por clase, hora de crédito o semestre
  • ¿La escuela otorga títulos basados principalmente en su "experiencia de la vida real"?
  • ¿Tiene la escuela poca o ninguna presencia en las redes sociales o mención en las noticias?
  • ¿La escuela tiene servicios de apoyo para los estudiantes?
  • ¿Tiene la escuela una dirección física, o sólo indica un correo electrónico o un apartado postal?
  • ¿Está acreditada la institución (con confirmación por parte de una autoridad de que cumple con los estándares de calidad) por una agencia reconocida por el Consejo de Acreditación de la Educación Superior o por el Departamento de Educación? Esto incluye a las escuelas con sede fuera de EE. UU.
  • ¿En la página web de la escuela no aparece ningún profesor o maestro, o sólo aquellos profesores que fueron a escuelas con acreditaciones falsas?

Hacer estas preguntas a cada institución en línea que investigue le ayudará a descartar las opciones que presentan más daños que beneficios, y hará más probable que el curso o programa que usted elija le será útil para alcanzar sus objetivos.

¿Cómo pagará su educación?

Los estudios pueden ser caros y la financiación de una carrera no es cosa fácil, pero es posible. La educación es en realidad una inversión en su futuro, y existen recursos de financiación que pueden ayudarle a cubrir los costos. Además, puede ser elegible para recibir apoyo financiero para actividades de formación o educación. Tras la graduación, los aumentos de su salario debidos a su mayor nivel de formación suelen compensar el costo de los estudios. Muchas universidades, incluidas las que ofrecen cursos en línea, son asequibles, y las becas y subvenciones están al alcance. Obtener un título o una formación avanzada le ayudará a alcanzar sus objetivos profesionales y educativos a largo plazo y le ayudará a mantenerse a usted y a su familia.

La ayuda federal para estudiantes incluye becas, programas de estudio y trabajo y préstamos.

  • Becas: ayuda financiera que no tiene que ser devuelta (a menos que, por ejemplo, abandone la escuela y deba un reembolso)
  • Programas de estudio y trabajo: un programa de trabajo a través del cual se gana dinero para ayudarle a pagar la escuela
  • Préstamos: dinero prestado para la universidad o la escuela profesional; debe pagar sus préstamos, con intereses que se acumulan mientras se está pagando el préstam

También existen sistemas de financiación federal para la formación laboral.

Nota: La ayuda federal para estudiantes generalmente requiere que usted sea ciudadano estadounidense o residente permanente.

Existen agencias de rehabilitación profesional en cada estado de EE. UU. y están financiadas por el Departamento de Educación de EE. UU. Estas agencias ayudan a las personas discapacitadas a prepararse para un empleo, a conseguirlo, a mantenerlo o a volver a él. Las mujeres con discapacidad pueden trabajar con las oficinas locales de distrito de sus agencias estatales de rehabilitación profesional para desarrollar planes que pueden implicar que la agencia pague el acceso a la formación y a la educación para lograr sus objetivos de empleo.

El sistema de desarrollo de la fuerza laboral es parte del Departamento de Trabajo de EE. UU. y se imparte a través de la gran red nacional de Centros de Empleo de EE. UU., que ofrecen servicios de empleo, educación y formación, así como otros tipos de información y asistencia para los solicitantes de empleo y los empleadores. Estos "centros" del sistema local de desarrollo de la fuerza laboral pueden ofrecer oportunidades de financiación -incluidos los vales de formación o Cuentas o Premios Individuales de Formación (ITA, por sus siglas en inglés)- para una gama de actividades de formación y educación.

Puede encontrar otros tipos de financiación en la escuela a la que piensa asistir. Muchas ofrecen subvenciones, becas y ayudas adicionales que pueden ayudarle a cubrir el costo de la asistencia.

Becas

Las becas suelen dividirse en dos grandes categorías, según los requisitos de elegibilidad:

  • Las becas basadas en la necesidad se conceden a los estudiantes que muestran los mayores niveles de dificultad financiera para pagar la universidad
  • Las becas basadas en el mérito están vinculadas al rendimiento, como las buenas calificaciones y otros logros personales

Algunas becas están destinadas para segmentos específicos de la población. Por ejemplo, algunos grupos que pueden ser elegibles para ciertas becas universitarias son:

  • Estudiantes con discapacidades
  • Veteranos y miembros de la Guardia Nacional
  • Jóvenes en programas de cuidado de acogida
  • Miembros de algunos grupos raciales, étnicos y sociales que están infrarrepresentados entre los graduados universitarios
  • Estudiantes que eligen ciertas carreras

Las subvenciones y becas provienen de diversas fuentes, como el gobierno federal, el gobierno estatal, la universidad o la escuela profesional a la que asiste, e incluso organizaciones privadas o sin fines de lucro. Es una buena idea investigar y solicitar cualquier subvención o beca para la que sea elegible. Asegúrese de cumplir con las fechas límite de solicitud e incluya toda la información necesaria. ¡Las solicitudes incompletas no suelen ser tramitadas! Hay más recursos al final de esta hoja informativa.

Programas de estudio y trabajo

Los programas de estudio y trabajo también son una gran manera de financiar la educación y están disponibles para los estudiantes de tiempo completo y parcial. Los programas federales de estudio y trabajo ofrecen empleo de tiempo parcial a los estudiantes con necesidades financieras para que ganen dinero que les ayude a pagar los gastos de educación. El programa fomenta el trabajo de servicio comunitario y el trabajo relacionado con el curso de estudio del estudiante.

Préstamos

Los préstamos federales para estudiantes de EE. UU. proceden del gobierno, con condiciones establecidas por ley. Los préstamos privados son concedidos por organizaciones privadas, como organizaciones estatales, bancos o cooperativas de crédito, y el prestamista establece las condiciones del préstamo. Los préstamos estudiantiles privados suelen ser más caros que los federales.

En EE. UU., la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes ( FAFSA, por sus siglas en inglés) permite el acceso a los préstamos federales para estudiantes, y rellenar una solicitud FAFSA suele ser obligatorio cuando se solicitan muchas becas y subvenciones. La solicitud FAFSA también es necesaria cuando se busca apoyo financiero para un plan de estudios o de formación de su agencia estatal de rehabilitación profesional. Ellos le exigirán que solicite subvenciones y becas (pero no préstamos) para los que sea elegible, antes de cubrir cualquier gasto adicional no pagado para una escuela o plan de formación aprobado.

El formulario FAFSA en línea le guiará paso a paso, y deberá completar uno cada año. Una vez que complete y envíe la solicitud, su información se enviará automáticamente a la(s) institución(es) que haya indicado en su solicitud.

Es una buena idea explorar a fondo todas las opciones disponibles antes de endeudarse (posiblemente encima de deudas existentes) para pagar sus estudios. Recibir préstamos puede ser una buena estrategia para que algunas personas financien su educación, pero puede iniciar o alimentar un preocupante ciclo de deudas para muchas otras.

Vea este vídeo (en inglés) para saber más sobre las subvenciones federales, los préstamos y los programas de estudio y trabajo y cómo pueden ayudarle a financiar su educación.

Lo esencial

Los avances en el tratamiento del VIH han abierto las puertas a una nueva esperanza, y a numerosas oportunidades de crecimiento profesional y personal, para las mujeres viviendo con VIH. Muchas mujeres viviendo con VIH ahora están considerando la posibilidad de obtener o continuar una educación. Una educación y una trayectoria profesional pueden aumentar los ingresos de las mujeres, su confianza, sus opciones profesionales y el control sobre sus vidas.

Estudiar puede ser un gran compromiso. Sin embargo, ser un graduado o aprender una nueva habilidad puede aumentar sus posibilidades de conseguir un trabajo o una carrera que desee, así como de ganar más dinero. También adquirirá conocimientos y habilidades que aumentarán su autoconfianza y autoestima. La investigación también ha descubierto que la educación es una parte integral de estar sana.

"La educación le enseña a una persona a utilizar su mente: Aprender, pensar, razonar, resolver problemas, etc. son ejercicios mentales que pueden mantener el sistema nervioso central en forma de la misma manera que el ejercicio físico mantiene el cuerpo en forma." - "Los vínculos entre la educación y la salud"

Además de los recursos que aparecen a continuación, The Well Project ha recopilado una lista de recursos de capacitación económica para personas viviendo con VIH (en inglés). En ella encontrará una lista de organizaciones y programas, investigaciones, listas de trabajos y actividades de abogacía que se esfuerzan por defender la justicia económica para las personas viviendo con VIH.

Recursos para continuar con su educación (en inglés)

Scholarships and Grants

Historias personales

Reportes

Investigaciones

admin's picture

Become a Member

Join our community and become a member to find support and connect to other women living with HIV.

Join now >

banner

Do you get our newsletter?

admin's picture

Sign up for our monthly Newsletter and get the latest info in your inbox.

none_existing name
admin's picture

You Can Help!

Together, we can change the course of the HIV epidemic…one woman at a time!

Please donate now!>