Cuidando el cuerpo de una mujer: cuidado y prevención de problemas ginecológicos

PrintPrintSaveSave

To read this fact sheet in English, click here.

Índice

Las mujeres que viven con el VIH deben tener en cuenta muchos aspectos para mantenerse saludables. Empieza bien si toma sus medicamentos a tiempo, come bien y hace actividad física regularmente (en inglés). Sin embargo, para cuidar todo su cuerpo, necesita recibir atención ginecológica de un profesional de la salud en forma regular. La atención ginecológica se refiere al diagnóstico y tratamiento de cuestiones que afectan a los órganos reproductores femeninos (también conocido como el tracto genital femenino).

¿Con qué frecuencia debe ir al ginecólogo?

Es muy importante que las mujeres que viven con el VIH tengan visitas ginecológicas regulares y pruebas de cáncer de cuello uterino regularmente. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos recomiendan que:

  • Las mujeres que viven con el VIH deben hacerse un examen ginecológico completo, incluyendo un examen de cuello uterino (p. ej., Papanicolaou) y un examen pélvico, cuando reciben el primer diagnóstico de VIH y otra prueba seis meses más tarde
  • Si ambas pruebas son normales, se debe repetir el examen de cuello uterino (p. ej., Papanicolaou) cada año
  • Las mujeres viviendo con VIH que han tenido displasia (células anormales) en el pasado deben hacerse un examen de cuello uterino cada seis meses
  • Las mujeres embarazadas que viven con el VIH deben realizarse una prueba para la detección de cáncer de cuello uterino cuando buscan atención prenatal
  • Las mujeres que nacieron con el VIH (VIH adquirido en el nacimiento) son más propensas a tener tipos de VPH (virus del papiloma humano) de alto riesgo; por lo tanto, deberían hacerse exámenes de cáncer de cuello uterino antes de cumplir los 21 años si son sexualmente activas

Debe hacerse la prueba de gonorrea y clamidia durante la primera visita ginecológica. Es importante repetir estas pruebas si usted tiene una nueva pareja o si tiene relaciones sexuales sin condones u otro método de barrera.

Qué esperar en el consultorio

Generalmente, su médico comenzará preguntándole sobre su historia sexual. Se le preguntará sobre:

  • Su vida sexual actual
  • El número y el sexo (masculino/femenino) de parejas sexuales en su pasado
  • Si usted ha estado embarazada alguna vez o si tuvo un aborto
  • Qué tipo de anticonceptivo usa
  • Cómo proteger a su pareja y a sí misma de infecciones o enfermedades de transmisión sexual
  • Cómo se protegerse (y, posiblemente, su pareja) de una cepa diferente del VIH

Estas preguntas pueden ser incómodas para el médico y el paciente. Aunque es difícil para usted, lo mejor es que responda honestamente. Su médico necesita información completa para cuidar de usted.

Después de la entrevista, el médico revisará diferentes partes de su cuerpo. No todos los profesionales de la salud realizan los exámenes que se encuentran a continuación en el mismo orden. El médico, a menudo, le pide a un miembro del personal de salud (generalmente un asistente médico o una enfermera) que lo asista durante los exámenes físicos. Esto es para la protección de todos y para asegurarse de que los exámenes sean realizados de manera profesional.

ESTUDIO DE MAMAS

Para el examen de mama, el ginecólogo le pedirá que se recueste y levante un brazo sobre su cabeza para que él o ella palpe bultos o masas en el pecho, en el lado con el brazo levantado. El médico repetirá esto en el otro lado de su cuerpo y le pedirá que levante el otro brazo para palpar su otra mama.

Examen pélvico

Para el examen pélvico, el médico le pedirá que se acueste y que acerque su pelvis hasta el borde de la mesa de examen. Entonces se le pedirá que abra las piernas, doble las rodillas y coloque los pies en los estribos de metal. A menudo, en este punto, el ginecólogo se colocará guantes para examinar el exterior de sus genitales y ver si hay protuberancias, heridas u otros problemas. Luego, insertará un instrumento llamado espéculo dentro de su vagina. Este instrumento abre las paredes de la vagina para que el médico pueda observar el cuello uterino (la apertura hacia el útero, o la matriz).

El ginecólogo utilizará un pequeño cepillo, espátula o hisopo para recolectar células del cuello uterino y realizar la prueba del cáncer de cuello uterino. Las células se enviarán a un laboratorio donde serán examinadas con un microscopio para ver si hay células anormales (displasia). Esto es un examen de Papanicolaou. Se realizarán pruebas adicionales si se encuentran células anormales. Mientras que el espéculo está insertado, el ginecólogo también puede recolectar líquido para detectar infecciones.

Como las pruebas del Papanicolaou requieren laboratorios y gente experta, los países con recursos limitados ofrecen diferentes pruebas para detectar displasia y cáncer de cuello uterino. Uno de los métodos se denomina inspección visual con ácido acético o IVA.  Cuando se usa IVA, el proveedor de cuidado médico realiza un hisopado con ácido acético (vinagre) en el cuello uterino y observa si las áreas necesitan tratamiento. Otros países utilizan pruebas para el VPH, que analizan las muestras tomadas de su cuello uterino para ver si contienen ADN del VPH (su material genético).

Examen bimanual

No se usa un espéculo durante el examen bimanual. Durante este examen, el médico coloca dos dedos enguantados dentro de su vagina y coloca la otra mano sobre el vientre. Palpa sus ovarios y útero entre las manos y verifica que no haya dolor. El proveedor de cuidado médico también puede realizar un examen rectal. Durante el examen rectal, el proveedor pone suavemente un dedo enguantado y lubricado en el recto (“trasero”) para sentir protuberancias o llagas inusuales. Él o ella puede recoger una pequeña cantidad de heces (“popó”) para detectar sangre.

Muchas mujeres encuentran el examen pélvico y bimanual ligeramente incómodo y vergonzoso. Un pensamiento tranquilizador es que el espéculo solo se usa durante dos o tres minutos, y generalmente el examen termina en menos de cinco minutos. Cuanto más vaya usted al ginecólogo, más fácil le resultará.

Prueba de Papanicolaou anal

Es posible que las mujeres que viven con el VIH tengan células anormales (displasia) en su ano, que pueden provocar cáncer anal. Un examen rectal (checarle el “trasero”) con un Papanicolaou anal es la mejor manera de detectar displasia anal. Actualmente no hay una recomendación oficial de examen de Papanicolaou anal para mujeres que viven con el VIH. Algunos proveedores de cuidado médico realizan este examen debido al mayor riesgo que tienen las personas que viven con el VIH de desarrollar cáncer anal. Similar a un Papanicolaou vaginal, el profesional de salud inserta un pequeño hisopo en el ano para recolectar células. Después las células son enviadas a un laboratorio donde se examinan bajo un microscopio para ver si hay algunas células anormales.

Es importante recordar que, en cualquier momento durante el examen de mama, pelvis, bimanual, o anal, usted puede pedirle a su ginecólogo que le cuente lo que está haciendo. Algunas mujeres sienten que esto las ayuda a relajarse más durante el examen.

Problemas ginecológicos comunes

Ciertas condiciones ginecológicas son más frecuentes, más serias o más difíciles de tratar en mujeres que viven con el VIH que en mujeres VIH negativas. Si no se tratan, algunas infecciones ginecológicas pueden convertirse en condiciones más serias, tales como enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) o cáncer de cuello uterino.

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)

Las ETS, también conocidas como ITS (infecciones de transmisión sexual), son las infecciones y enfermedades que se transmiten de persona a persona a través del sexo oral, vaginal o anal. Aunque hay más de 25 enfermedades de transmisión sexual, las más comunes están listadas aquí y se describen con más detalle en nuestra hoja informativa sobre las ITS:

  • Clamidia
  • Gonorrea
  • Virus del papiloma humano o verrugas genitales (VPH; para más información específicamente sobre VPH, vea nuestra hoja informativa sobre el VPH)
  • Hepatitis (Hepatitis A o VHA; Hepatitis B o VHB; Hepatitis C o VHC) (en inglés)
  • Virus del herpes simple (VHS, herpes genital)
  • Virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Sífilis
  • Tricomoniasis

Micosis (infecciones por hongos, candidiasis vaginal, vaginitis)

La candidiasis es una infección vaginal muy común causada por una levadura (hongo). Este hongo normalmente existe en el cuerpo humano (incluso en la vagina) y vive en equilibrio con las bacterias útiles. Cuando la levadura crece en exceso, se produce la candidiasis. Los síntomas pueden incluir picazón, ardor y dolor alrededor de su vagina, labios vaginales o zona anal. Puede que también tenga un flujo vaginal blanco y espeso, parecido al requesón. Las mujeres que viven con el VIH a menudo tienen infecciones causadas por hongos (en inglés) que son difíciles de tratar. Usted es más propensa a experimentar problemas relacionados con hongos si:

  • Tiene un bajo recuento de células CD4
  • Toma antibióticos, esteroides o píldoras anticonceptivas
  • Usa duchas vaginales, ropa interior apretada o jabones perfumados para lavarse la vagina
  • No termina los tratamientos completos para infecciones causadas por hongos, ya sean con medicamentos con receta o sin receta

Los tratamientos incluyen:

  • Cremas de venta sin receta o cremas antimicóticas específicamente para el uso vaginal (las mujeres que viven con el VIH a menudo necesitan más tiempo de tratamiento). Asegúrese de elegir algo que cure infecciones vaginales por hongos y no solo que alivie la picazón vaginal.
  • Fármacos antimicóticos orales recetados como ketoconazol, fluconazol o itraconazole para las infecciones difíciles de tratar. Muchos fármacos antimicóticos interactúan con medicamentos contra el VIH. Algunos de ellos no se recomiendan en mujeres embarazadas. Asegúrese de que su médico sepa qué medicamentos para el VIH está tomando y si usted está embarazada o está tratando de quedar embarazada.

Prevenir de las infecciones por hongos

Si usted se realiza duchas o enjuagues vaginales, debería considerar limitar su frecuencia o eliminar por completo el uso de las duchas. Las duchas vaginales reducen los niveles de bacterias útiles en la vagina y no se recomiendan.

Por último, ya que los hongos crecen mejor en áreas húmedas, usar pantalones o ropa interior más sueltos puede ayudar a prevenir infecciones. La ropa interior de algodón ventila mejor el aire que la ropa interior hecha de poliéster o nylon. La ropa interior que “ventila” puede ayudar a que los hongos no crezcan demasiado.

Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

La EIP es la inflamación en el tracto genital superior, o aparato reproductor femenino (que incluye los ovarios, el útero y la trompas de Falopio). La EIP a menudo es causada por infecciones comunes, incluyendo las infecciones de transmisión sexual gonorrea y clamidia. La EIP se inicia después de que estas infecciones se van de la vagina a otros órganos del cuerpo. Ahí pueden causar daños graves y llevar a la infertilidad (dificultad para embarazarse).

Los síntomas más comunes de la EIP son dolor en el bajo vientre, ciclos menstruales irregulares, sangrado vaginal cuando no tiene su período, flujo vaginal y ganas frecuentes de orinar o dolor al orinar (hacer "pipí"). Las mujeres viviendo con VIH que desarrollan EIP deben recibir un seguimiento cuidadoso por su médico. Es posible que ellas necesitarán recibir tratamiento con antibióticos en el hospital.

Problemas menstruales

Muchas mujeres viviendo con VIH experimentan cambios o problemas menstruales. Estos cambios en su ciclo menstrual (o período) son menos comunes si usted tiene un recuento alto de CD4 y está tomando medicamentos contra el VIH. Para más información sobre estos cambios y los efectos del VIH y las drogas contra el VIH en el período menstrual, vea nuestra hoja informativa sobre los cambios menstruales (en inglés).

Menopausia

La menopausia ocurre generalmente en mujeres de 38 a 58 años de edad debido a cambios naturales en el cuerpo. Los ovarios producen menos estrógeno (una hormona femenina), lo que conduce a los síntomas de la menopausia, tales como períodos irregulares (diferencias en cuánto sangra, cuán frecuente o por cuánto tiempo), bochornos (de repente sentirse muy caliente sin alguna razón sólida), sudores nocturnos (sudar mucho durante la noche) y sequedad vaginal (la vagina está más seca de lo normal, aún durante el sexo).

Algunos estudios han sugerido que las mujeres que viven con el VIH pueden experimentar la menopausia más temprano que las mujeres VIH negativas. Esto puede ser debido a la anemia, menor producción de hormonas, enfermedad, pérdida de peso, efectos de medicamentos contra el VIH, efectos de drogas ilícitas o fumar (en inglés).

Para obtener más información acerca de la menopausia, sus síntomas y opciones para aliviar los síntomas, consulte nuestra hoja informativa sobre la menopausia (en inglés).

Cómo prepararse para su cita de cuidado ginecológico: lista de verificación y preguntas para su médico

Hay muchas cosas que puede hacer para que su visita al ginecólogo sea más cómoda, fácil y útil.

Cómo preparar su cuerpo

Para obtener los mejores resultados del examen físico de su visita, es importante hacer lo siguiente:

  • Asegúrese de que no tendrá su período durante la visita; es mejor programar su examen para una o dos semanas después de su período
  • No utilice duchas ni otras preparaciones vaginales dos a tres días antes de su examen
  • No tenga sexo vaginal o relaciones sexuales 24 horas antes de su examen
  • Lávese la vagina o áreas rectales (su trasero) con agua y jabón o gel para baño antes de su examen

Cómo prepararse para las preguntas de su ginecólogo

Su ginecólogo le hará varias preguntas sobre su historial sexual y médico. Estas preguntas no buscan invadir su privacidad o criticar, sino reunir información importante para tomar buenas decisiones sobre su salud. También puede ser útil pensar en sus respuestas antes de la cita. Esté preparada para contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó su último período?
  • ¿Cuánto duran sus períodos?
  • ¿Con qué frecuencia ocurren o cuántos días pasan entre un período y el siguiente?
  • ¿Cuándo se hizo el último examen ginecológico (si está viendo a un nuevo ginecólogo)?
  • ¿Alguna vez ha tenido resultados anormales en un Papanicolaou? Si la respuesta es sí, su ginecólogo probablemente le preguntará cuándo recibió esos resultados, qué decían los resultados y qué tratamientos recibió. Puede resultarle más fácil traer copias de los informes. Si no tiene copias de los informes, traiga la información de contacto de su ginecólogo anterior para que su nuevo ginecólogo pueda obtener sus registros médicos. Es probable que tenga que firmar un formulario de autorización que le permita a su nuevo ginecólogo solicitarle a su médico anterior sus registros.
  • ¿Ha notado algún cambio en su ciclo o períodos menstruales (cuánta sangre, qué frecuente o cuánto dura)?
  • ¿Ha notado alguna secreción vaginal?
  • ¿Ha tenido dolor abdominal inferior o pélvico?
  • ¿Ha notado sangre después del sexo o entre períodos?
  • ¿Qué otras drogas y medicamentos está tomando (incluidos sus medicamentos contra el VIH)? Para cada medicamento, asegúrese de escribir el nombre, la dosis, cuánto toma (número de pastillas o gotas, cantidad de liquido) y cuándo lo toma. Si no está segura acerca de su lista o no tiene tiempo, coloque todos sus medicamentos en una bolsa y tráigalos a su cita para que su ginecólogo pueda ver exactamente lo que está tomando. Asegúrese de informarle también a su proveedor acerca de cualquier otro tratamiento o remedio que esté tomando: medicamentos de venta libre, suplementos de hierbas, vitaminas, tés, etc.

Cómo preparar sus preguntas

Ya sea que se sienta cómoda o no yendo a su cita con el ginecólogo, es importante que escriba una lista de preguntas que desea hacerle. A muchas mujeres les resulta difícil recordar hacer sus preguntas dado todo lo que sucede durante la visita: la sala de examen, cambiarse de ropa, el examen físico y todas las preguntas que hace el ginecólogo. Esta es su oportunidad para plantear inquietudes y hacer preguntas sobre la salud de su cuerpo, así que prepare una lista.

Cosas de las que puede querer hablar con su ginecólogo:

  • Vacunarse contra la hepatitis A, hepatitis B o el VPH
  • Preguntas sobre control de la natalidad y uso de anticonceptivos
  • Cómo mejorar la seguridad y satisfacción de tu vida sexual
  • Problemas menstruales (cuánto, qué seguido, cuánto dura)
  • Incontinencia (gotear) o frecuencia urinaria (sensación de que necesita orinar con frecuencia)
  • Cómo haber sido abusada o atacada (sexualmente o de otra forma) en el pasado podría afectar su salud actual. Aunque puede ser algo muy incómodo de hablar, mencionar un trauma anterior puede ayudar a su médico a comprender mejor sus síntomas e historial y hacer un diagnóstico más preciso
  • Cosas que puede hacer para maximizar su salud ginecológica y general
  • Cómo se comunicará con su médico después de su visita, incluso si le informará de los resultados de su examen y cómo lo hará
  • Pedirle a su médico que le mande una copia de sus resultados

Si acaba de hacerse su examen ginecológico, ¡felicidades! Acaba de hacer una de las cosas más importantes que una mujer que vive con el VIH puede hacer para mantener su salud. Los exámenes ginecológicos regulares y exámenes de cáncer de cuello uterino son muy importantes para su salud. Muchas condiciones ginecológicas no tienen síntomas evidentes y pueden empeorar sin que usted lo sepa. Encontrar y tratar condiciones ginecológicas en las fases iniciales puede evitar que se vuelvan más serias en el futuro.

Si el médico no es experto en atención ginecológica, o usted prefiere ver a un especialista, solicite una referencia a un proveedor de atención ginecológica con experiencia en el tratamiento de mujeres viviendo con VIH. Si usted recibe atención ginecológica de alguien que no es su médico de VIH, asegúrese de que su médico esté al tanto de los resultados de sus pruebas de detección cervical, otras pruebas ginecológicas y cualquier tratamiento que pueda estar tomando para las afecciones ginecológicas.

Esta traducción se hizo posible gracias a la colaboración de Translators Without Borders.

Additional Resources

Haga clic en los enlaces (en inglés) a continuación para materiales adicionales relacionados al cuidado ginecológico.
admin's picture

Become a Member

Join our community and become a member to find support and connect to other women living with HIV.

Join now >

Sat, 9/18/2021 - 2:57pm

Red40something's picture

Red40something commented on 9 By 49

Wed, 9/15/2021 - 1:51am

Get basic information about a variety of approaches to treating the metabolic changes that may result from living with HIV or taking HIV drugs.

Lipodystrophy means abnormal fat changes. This article addresses treatments for fat loss, or lipoatrophy.

Get basic information about lipodystrophy: body shape changes, metabolic complications, and causes and treatment of fat loss and fat gain.

banner

Do you get our newsletter?

admin's picture

Sign up for our monthly Newsletter and get the latest info in your inbox.

none_existing name
admin's picture

You Can Help!

Together, we can change the course of the HIV epidemic…one woman at a time!

Please donate now!>