¿Qué son el VIH y el SIDA?

PrintPrintSaveSave

To read this fact sheet in English, click here.
इस फैक्ट शीट को हिंदी में पढ़ने के लिए, हां क्लिक करें

Índice

¿Qué es el VIH?

VIH significa Virus de Inmunodeficiencia Humana. El VIH es el virus que causa SIDA.

El sistema inmune (en inglés) es el sistema de defensa de su cuerpo. Mientras que el sistema inmune puede controlar muchos virus, el VIH ataca e infecta a las mismas células del sistema inmune, que se supone deben protegernos contra gérmenes y enfermedades. Esas células son un tipo de glóbulo blanco llamadas células CD4 (a veces también células T).

Sin medicamentos que controlen ese virus, usualmente, el VIH asume el control de las células CD4 y las convierte en fábricas que producen millones de reproducciones del virus. A medida que el virus produce copias, daña o mata las células CD4, debilitando el sistema inmune. De ese modo el VIH produce SIDA.

Hay muchas cepas diferentes del VIH que se agrupan en dos tipos principales:

  • VIH-1: el tipo más común en todo el mundo
  • VIH-2: se encuentra principalmente en África occidental, Asia y Europa

Es posible que en una persona viviendo con VIH sea portadora de varias cepas diferentes del VIH en su cuerpo al mismo tiempo.

Haga clic arriba para ver o descargar la presentación en PDF

¿Qué es el SIDA?

SIDA significa Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. El SIDA es la etapa más avanzada de la enfermedad del VIH.

El VIH causa SIDA al atacar las células CD4, que el sistema inmune utiliza para proteger el cuerpo de la enfermedad. Cuando el sistema inmune pierde muchas células CD4, hay menor capacidad para luchar contra las infecciones y se pueden desarrollar otras infecciones graves y, con frecuencia, fatales. Esas infecciones se llaman infecciones oportunistas (IO) (en inglés).

Cuando alguien muere de SIDA, la muerte generalmente es por causa de las IO u otros efectos del VIH en el largo plazo. El SIDA se refiere al estado debilitado del sistema inmune del organismo que ya no puede detener las infecciones oportunistas.

¿Cuál es la diferencia entre el VIH y el SIDA?

No se tiene SIDA tan pronto como adquiere el VIH. Se puede vivir con VIH (ser VIH+) durante muchos años, sin signos de enfermedad o sólo con síntomas leves a moderados. Las personas que viven con VIH y toman medicamentos para el VIH bajo prescripción médica tienen un riesgo muy bajo de que se desarrolle el SIDA. Pero sin ningún tratamiento, el VIH finalmente desgastará el sistema inmune en la mayoría de las personas hasta el punto en que tienen baja cantidad de células CD4 y desarrollen infecciones oportunistas.

La definición de SIDA se estableció antes de que existiese un tratamiento eficaz para el VIH. Eso indicaba que una persona tenía un riesgo mayor de contraer enfermedades o de morir. En países donde el tratamiento del VIH está fácilmente disponible, el SIDA ya no es tan relevante como alguna vez lo fue. Eso es así porque al tener acceso a un tratamiento efectivo, la gente puede seguir siendo sana aún cuando tienen un recuento bajo de células CD4. También, alguien podría haber recibido un diagnóstico de SIDA hace años, pero su sistema inmune se ha recuperado desde entonces. Todavía podían tener ese diagnóstico, pero ya no tener un recuento bajo de células CD4.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos identifican que alguien tiene SIDA si esa persona vive con VIH y presenta una o dos de las condiciones siguientes:

Las personas con SIDA pueden reconstruir su sistema inmune con la ayuda de medicamentos para el VIH y vivir una vida larga y saludable. Aún cuando el recuento de células CD4 vuelva a estar por encima de 200 o una IO se trate con éxito, podría seguir teniendo un diagnostico de SIDA. Esto no necesariamente quiere decir que usted esta enferma o que se enfermará en el futuro. Sólo es la forma en que el sistema de salud público recuenta la cantidad de personas que han tenido la enfermedad del VIH en estado avanzado.

¿Cómo sé si tengo VIH?

La mayoría de las personas no se dan cuenta de que han estado expuestas o que han adquirido el VIH. Los síntomas iniciales o agudos de una infección de VIH pueden aparecer dentro de dos a cuatro semanas de la exposición al VIH; pueden incluir:

  • Fiebre
  • Glándulas inflamadas
  • Dolor de garganta
  • Sudoración nocturna
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio extremo
  • Erupciones

Algunas personas no tienen síntomas o no notan los síntomas porque estos son leves o piensan que tienen un resfriado o gripe. Después de que estos síntomas parecidos a los de la gripe desaparecen, la gente que vive con VIH puede pasar años sin mostrar ningún síntoma. La única forma de saber con seguridad si se está viviendo con VIH es hacerse una prueba de VIH (en inglés)

Si tiene algunos de los síntomas iniciales o agudos del VIH, es importante que se haga una prueba de antígenos del VIH (no sólo de anticuerpos del VIH). Los antígenos son partes del virus del VIH o partículas virales. Si hay un antígeno del VIH en su sangre, análisis pueden identificar la adquisición del VIH tan pronto como dos semanas después de haber sido expuesta al virus.

Los anticuerpos son proteínas que el cuerpo produce para marcarle el VIH al sistema inmune y así destruir el virus. El cuerpo tarda de uno a tres meses y, en ocasiones hasta seis meses, en desarrollar estos anticuerpos. Este período de tres a seis meses entre contraer el VIH y producir los anticuerpos se llama el “período silente”. Por lo tanto, los resultados de los análisis que detectan anticuerpos son sólo fiables entre uno y tres meses después de haber sido expuesta al VIH.

¿Es necesario que me haga una prueba de VIH?

Los CDC estiman que 15 por ciento de las personas viviendo con VIH en los EE. UU. no saben que viven con el virus. Muchas de esas personas se ven y se sienten sanas y no creen correr ningún riesgo. Pero la realidad es que cualquier persona de cualquier edad, género, raza, etnia, orientación sexual, grupo social o clase económica puede contraer el VIH. Los seres humanos pueden discriminar a base de estos factores, pero el virus no lo hace. Para informarse más acerca de cómo se propaga el VIH, consulte nuestra hoja informativa sobre la transmisión del VIH.

Para saber si necesita hacerse una prueba de VIH, conteste las preguntas siguientes:

  • ¿Alguna vez ha tenido penetración vaginal, penetración anal o sexo oral sin el uso de un condón (en inglés) o de otra barrera de látex (ej., cuadrados de látex para la boca)? Aviso: el sexo oral es una actividad de bajo riesgo. El sexo vaginal y anal tiene un riesgo mucho mayor.
  • ¿No conoce el estado de VIH de su pareja o su pareja vive con VIH?
  • ¿Está embarazada (en inglés) o está considerando quedar embarazada
  • ¿Alguna vez ha tenido una infección o enfermedad de transmisión sexual (ITS o ETS)
  • ¿Tiene hepatitis C (VHC) (en inglés)?
  • ¿Alguna vez ha compartido agujas, jeringas u otros elementos para inyectarse drogas (incluidos esteroides u hormonas)?

Si contestó que sí a alguna de estas preguntas, definitivamente debe hacerse una prueba de VIH. En los EE. UU. se recomienda que toda persona entre los 13 y 64 años debe hacerse una prueba de VIH por lo menos una vez.

¿Por qué debo hacerme una prueba?

Si está preocupada porque cree que puede haber estado expuesta al VIH, hágase la prueba. Después, si aprende que es VIH negativa, puede dejar de preocuparse. También puede considerar tomar profilaxis preexposición (PrEP) o profilaxis posterior a la exposición (PEP). PrEP significa tomar un medicamento contra el VIH todos los días, antes de ser expuesta al VIH, para evitar contraerlo. PEP significa tomar medicamentos contra el VIH durante aproximadamente un mes inmediatamente después de una posible exposición al VIH, para prevenir la adquisición del VIH.

Si resulta ser VIH+, hay medicamentos efectivos para ayudarla a mantenerse sana. Estos medicamentos también son parte de la prevención del VIH. Cuando una persona que vive con el VIH toma medicamentos contra el VIH y su carga viral (cantidad de VIH en la sangre) ha alcanzado niveles indetectables (no hay suficiente VIH en el torrente sanguíneo como para medirlo), esa persona no puede transmitir el VIH sexualmente a una pareja que es VIH negativo.

Pero no puede obtener la atención médica y el tratamiento que necesita si no conoce su estado de VIH (ya sea que viva con VIH o sea VIH negativo). Si no conoce su estado también podría transmitir el VIH a otras personas sin saberlo.

Para las mujeres que tienen planeado quedar embarazadas, el análisis es especialmente importante. Si una mujer está viviendo con VIH, la atención médica y ciertos medicamentos para el VIH que se toman durante el embarazo pueden reducir la posibilidad de pasar el VIH al bebé. Para obtener más información consulte nuestra hoja informativa sobre El embarazo y el VIH (en inglés).

En los EE. UU., se puede recurrir a su proveedor de cuidado médico principal o a la página web de Recursos nacionales para la detección de VIH, ETS y Hepatitis o la página web HIV.gov para encontrar un local para realizarse los análisis cercano a usted. Puede también llamar a la línea de información de los CDC al 800-232-4636 o comunicarse con la línea de ayuda gratuita de VIH/SIDA en su estado (los números se ofrecen aquí). Para saber más sobre cómo hacerse el análisis de VIH, los tipos de análisis, cómo funcionan y dónde hacerlos, consulte nuestra hoja informativa sobre pruebas de VIH (en inglés).

¿Cómo se propaga el VIH?

El VIH se propaga principalmente a través del contacto con los siguientes fluidos del cuerpo:

  • Sangre (incluida la sangre menstrual)
  • Semen (“leche”) y otros fluidos sexuales del varón (líquido preseminal)
  • Fluidos vaginales
  • Leche materna

Para las personas que viven con el VIH, tomar medicamentos contra el VIH y reducir su carga viral hace que estos fluidos sean menos propensos a transmitir el VIH a otros. Esto se llama tratamiento del VIH como prevención (en inglés). Si una persona que vive con VIH toma medicamentos para el VIH y mantiene una carga viral indetectable (muy baja para ser medida con análisis estándares), su semen o fluidos vaginales no transmitirán el VIH a su pareja. Las formas más comunes de que se propaga el VIH de una persona a otra es a través de sexo sin protección (falta de uso de condones, otras barreras o métodos de tratamiento como prevención), compartir agujas (en inglés) que se emplean para inyectarse drogas y de la madre al hijo (en inglés) (durante el embarazo, el parto o durante lactancia).

El VIH no se propaga a través del contacto con los siguientes fluidos del cuerpo:

  • Sudor
  • Lágrimas
  • Saliva
  • Heces (popó)
  • Orina (pis)

En otras palabras, NO SE PUEDE contraer el VIH por tocar o abrazar a alguien que está viviendo con VIH, por besar a alguien que está viviendo con VIH o por usar un baño que también fue utilizado por alguien que vive con VIH.

¿Hay una vacuna o cura para el VIH?

No hay vacuna ni cura para el VIH. La mejor forma para prevenir el VIH es utilizar métodos de prevención, incluyendo sexo más seguro (escoger actividades sin riego o de bajo riesgo, usando condones, tomar medicamentos para el VIH si esta viviendo con el VIH, o PrEP si eres VIH negativo) y usar agujas esterilizadas (para drogas, hormonas o tatuajes). Para obtener más información consulte nuestra hoja informativa sobre Las vacunas y el VIH (en inglés).

Información adicional

Conforme aprenda más sobre el VIH, quizá encontrar esto artículos útiles:

Esta traducción se hizo posible gracias a la colaboración de Translators Without Borders.

admin's picture

Become a Member

Join our community and become a member to find support and connect to other women living with HIV.

Join now >

Do you get our newsletter?

admin's picture

Sign up for our monthly Newsletter and get the latest info in your inbox.

none_existing name
admin's picture

You Can Help!

Together, we can change the course of the HIV epidemic…one woman at a time!

Please donate now!>