¿Acaba de recibir un resultado positivo de la prueba del VIH?

PrintPrintSaveSave

To read this fact sheet in English, click here.

Índice

Recibir un diagnóstico de VIH puede ser la peor noticia del mundo. Es común sentir rabia, miedo, confusión, conmoción, pena, depresión y otras emociones desagradables. Incluso cuando ya ha pasado un tiempo y cree que está empezando a asumir la noticia, puede que vuelva a afectarle.

Sentimientos normales

El primer paso para superar este período difícil es entender que estos sentimientos son respuestas normales a su diagnóstico. Ignorarlos no los hará desaparecer. De hecho, ignorar o resistir cómo se siente es una de las mejores maneras de ayudar a esas incómodas emociones a continuar. Los sentimientos son como las olas que se elevan y caen. Trate de permitirse sentir lo que está sintiendo y permita que los sentimientos pasen. Está bien llorar si le dan ganas.

El enojo, el miedo y la tristeza son emociones que sienten la muchas personas con enfermedades crónicas graves. Es posible que tenga miedo a enfermarse o de no ver crecer a los niños en su vida. O es posible que tenga miedo de no lograr sus objetivos de vida. Al principio, puede parecer que una prueba positiva es una sentencia de muerte, pero esto no es verdad en absoluto. Hay vida después de una prueba positiva. De hecho, muchas personas que viven con VIH (VIH+) llevan una vida plena y saludable.

También es posible que sienta que ahora está dañada de algún modo y que nadie la va a querer porque vive con VIH. O es posible que se culpe a sí misma por contraer VIH y se pregunte: "¿Cómo pude dejar que esto me sucediera?" Intente ser considerada consigo misma. La culpa y la vergüenza pueden ser destructivas. Intente tener compasión y perdonarse si es necesario. Acaba de recibir malas noticias y le esperan cambios y desafíos. Si perdonarse a sí misma o tener compasión de sí misma le resulta difícil, intente imaginar cómo le hablaría a un ser querido que le acaba de decir que vive con VIH. Piense en el amor y el consuelo que usted le daría a esa persona y comparta un poco de esto consigo misma. Usted merece dar y recibir amor, y es tan capaz de ello como nunca.

Consiga ayuda y apoyo

Obtener un diagnóstico positivo de VIH plantea muchos desafíos. Construir una red de apoyo puede ayudarle a aprender cómo afrontarlo. Tómese su tiempo y no sienta que tiene que contárselo a todo el mundo inmediatamente. No deje que el miedo a ser juzgada le impida hablar con la gente. Si le resulta difícil decírselo a su familia y amigos al principio, puede recurrir a organizaciones de VIH. Para más información, consulte nuestras hojas informativas sobre la Divulgación y cómo puede Conectarse.

Muchas personas recientemente diagnosticadas pueden desear hablar con otras personas en la misma situación. Esto puede ayudarla a salir de su aislamiento y ayudarla a superar el estigma. Otras personas pueden ser más privadas y pueden preferir no hablar sobre sus vidas personales o sobre su información de salud con otras personas. Esa reacción es perfectamente normal también.

Hay muchas organizaciones de servicios relacionados con el SIDA (ASO, por sus siglas en inglés) que ofrecen apoyo e información a personas que viven con VIH. Estas organizaciones son excelentes lugares para encontrar gente atenta con la que puede hablar sin ser juzgada y muchos otros grupos de apoyo. Unirse a un grupo de apoyo y hablar sobre sus sentimientos en un lugar seguro puede reducir los miedos y las preocupaciones. Hay grupos de apoyo ofrecidos por las ASO en muchos lugares de los EE.UU. Haga clic aquí para encontrar una ASO en EE.UU. Para encontrar servicios en el resto del mundo, vaya al Atlas virtual de aidsmap.

Encontrar redes u otras personas en situaciones similares también puede ayudarla a no sentirse sola. No olvide consultar el blog de The Well Project, "Una chica como yo", en el que puede encontrar declaraciones de primera mano de mujeres que viven con VIH en diferentes partes del mundo y cómo cada una ha afrontado su diagnóstico de VIH.

Es mejor saber

Por muy inquietante que pueda resultar una prueba positiva, es mejor saberlo. Una vez que sepa que está viviendo con VIH, puede hacerse cargo de su salud y tener las mejores opciones para prevenir el avance del VIH. Informarse sobre el VIH y su tratamiento le ayudará a sacar lo mejor de su situación. Las últimas directrices nacionales e internacionales recomiendan que todas las personas a las que se les ha diagnosticado con VIH comiencen el tratamiento inmediatamente.

Si usted no tiene seguro médico, una ASO puede guiarla para obtener cobertura para su cuidado del VIH y otras necesidades médicas. En los EE.UU., el Programa Ryan White para el VIH/SIDA existe para asegurar que las personas viviendo con VIH y que no tienen seguro médico (o no tienen suficiente seguro médico para cubrir todas sus necesidades) puedan obtener cuidado del VIH y fármacos para el VIH de alta calidad, al igual que otros servicios de apoyo.

Encontrar un profesional de salud es importante para obtener buenos cuidados médicos. Si es posible, busque alguien que especializa en el tratamiento de VIH y que tiene experiencia con muchos pacientes que viven con VIH.

Aunque no hay una cura para el VIH, hay muchos medicamentos contra el VIH (en inglés) que ayudan a mantener el virus bajo control. Hemos aprendido mucho sobre cómo utilizar estos medicamentos de forma más sencilla y efectiva, así como con menos efectos secundarios (en inglés). Estos medicamentos permiten que muchas personas tengan vidas largas y sanas con VIH. Si usted vive en EE.UU., hay muchas formas de obtener medicamentos contra el VIH (en inglés), que varían dependiendo de su ingreso.

Es importante que obtenga información y trabaje con su profesional de salud para decidir cuales tratamientos son los mejores para usted. Aunque hay muchos lugares adecuados para obtener información, algunos pueden ser engañosos. Compruebe la información con su profesional de salud o compárela con otras fuentes fiables para asegurarse de que sea correcta. Recuerde: no hay curas "milagrosas". Si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente no es verdad.

Saber que está viviendo con VIH puede hacerla sentir como que ha perdido el control de su vida. Intente no apresurarse en la toma de decisiones cuando todavía esta tratando de aceptar su diagnóstico. Recuerde: usted está a cargo de su propia atención médica. Usted puede decidir qué tratamientos usar y cuándo usarlos. Tómese su tiempo e infórmese sobre las opciones que tiene. A no ser que esté muy enferma y necesite tomar decisiones rápidamente, tiene tiempo para pensar las cosas con calma. Para más información, consulte nuestra hoja informativa sobre Consideraciones antes de empezar el tratamiento del VIH.

El VIH y las mujeres

Usted no está sola. A nivel mundial, las mujeres conforman casi la mitad de la población que vive con VIH: esto es casi 18 millones de mujeres viviendo con VIH. En EE.UU. aproximadamente una de cada cuatro personas recién diagnosticadas con VIH es mujer. Hay muchas mujeres viviendo con VIH que pueden proporcionarle información, apoyo y consejo.

Para algunas personas, evitar hablar con otras personas puede hacer el proceso de seguir adelante después del diagnóstico más difícil. Es una buena idea hablar con otras personas, pero si alguien la amenaza con violencia o se comporta de forma abusiva, es hora de alejarse de ellos. Váyase, con sus hijos si los tiene, a un lugar seguro y hable con alguien de confianza. Usted necesita y merece un entorno positivo y personas que la apoyen en su vida. Para más información, consulte nuestra hoja informativa sobre la Violencia contra las mujeres y el VIH (en inglés).

Importante: Si se siente amenazada ahora, llame al 911 o a la línea nacional de violencia domestica en los EE.UU. al 800-799-SAFE [1-800-799-7233; o 1-800-787-3224 (TTY, teléfono de texto)]. Puede buscar un refugio seguro en la página web Domestic Shelters. Si vive fuera de los EE.UU., por favor visite el sitio web Hot Peach Pages para buscar ayuda cerca de usted.

Además, tenga cuidado de no poner el bienestar de su familia por encima del suyo. Al cuidar de sí misma está haciendo algo bueno por usted y por su familia. Asegurarse de estar lo más saludable posible es parte de apoyarlos. Para más información, consulte nuestra hoja informativa sobre Las mujeres y el VIH (en inglés).

Comience de nuevo

Obtener un diagnóstico de VIH le cambia la vida; sin embargo, no cambia su propia esencia como persona. El VIH es un virus. Aprenda a verse como una persona que vive con VIH, y no como una víctima. Puede hacerlo informándose, haciéndose cargo de sus cuidados de salud y aprendiendo a controlar el VIH. Hay muchos recursos que la pueden ayudar en este nuevo camino (consulte la sección de recursos más adelante).

Puede que cambien algunas de sus prioridades en la vida. Esto puede ser algo bueno. Enfrentarse a una enfermedad grave puede impulsar a la gente a mejorar su vida. Mucha gente que vive con VIH hace cambios positivos, por ejemplo, abandonar malos hábitos como beber demasiado o fumar (en inglés). Por muy grave que pueda ser esta condición crónica, hay buenas razones para tener esperanza de llevar una vida plena y saludable. No renuncie a sí misma ni a sus sueños.

Artículos útiles para personas con un diagnóstico reciente de VIH

Enlaces directos a hojas de información relacionada o recursos de The Well Project para aquellas que buscan información sobre el VIH o el tratamiento del VIH:

Esta traducción se hizo posible gracias a la colaboración de Translators Without Borders.

admin's picture

Become a Member

Join our community and become a member to find support and connect to other women living with HIV.

Join now >

Do you get our newsletter?

admin's picture

Sign up for our monthly Newsletter and get the latest info in your inbox.

none_existing name
admin's picture

You Can Help!

Together, we can change the course of the HIV epidemic…one woman at a time!

Please donate now!>